Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El clip de Prada que cuesta 160 euros

Otro sencillo accesorio de una firma de lujo revoluciona el mundo virtual por su astronómico precio

El clip de Prada para sujetar billetes.
El clip de Prada para sujetar billetes.

Un clip de plata para sujetar billetes firmado por Prada que cuesta 185 dólares (unos 163 euros) ha indignado a las redes. A la venta en el e-commerce de los grandes almacenes de lujo Barney’s, muchos internautas se han llevado las manos a la cabeza por el precio astronómico de un accesorio que han considerado simple y absurdo. Pero no es la primera firma de hombre en comercializar este tipo de producto. Bottega Venetta o Cartier son otras de las marcas que venden este complemento imprescindible para aquellos que acumulan con desorden billetes en el fondo de sus maletines, el primero por 310 euros y el segundo por 243.

El clip para billetes de Bottega Venetta y, a la derecha, el de Cartier. ampliar foto
El clip para billetes de Bottega Venetta y, a la derecha, el de Cartier.

Con motivo de la noticia, The Guardian recordó que en la industria de la moda y el lujo los productos de poca utilidad tipo gadgets están a la orden del día. Y refrescó la memoria con la bolsa de papel con el logotipo de Jil Sander que Raf Simons diseñó para la marca en 2012: costaba 260 dólares y se agotó. También se acuerda del ladrillo con el sello de Supreme que salió con un precio de venta de 30 dólares y se revende online por un precio de 1.000. Y menciona las pulseritas de plástico que Christopher Kane estampó con su nombre y vendía por 30 dólares.

La camiseta de DHL de Vetements, de su colección primavera-verano 2016. ampliar foto
La camiseta de DHL de Vetements, de su colección primavera-verano 2016.

En esta misma categoría de artículos de lujo inspirados en productos low cost se puede situar también la famosa camiseta de DHL que Vetements convirtió en objeto de culto —está agotada, aunque muchos claman por su reedición—. Si la empresa de mensajería la vendía por menos de 30 dólares, la versión de la firma costaba 235 dólares. Sin olvidar la reciente copia de la bolsa de Ikea que Balenciaga reconvirtió en un bolso de 1.700 euros.

La revista americana Refinery29 va más allá y considera el clip directamente un troleo y se pregunta: “¿Realmente Prada necesita hacer esto? ¿Para qué tipo de cliente han imaginado esto? ¿Por qué nos trolean? ¿No hemos sufrido suficientemente este 2017?”. Al margen de las divertidas reflexiones que lanza la periodista de la publicación Megan Fredette, en realidad, el famoso clip de Prada puede tener todo el sentido para una marca que vende bolsos a 1.850 euros y abrigos de terciopelo a 5.500 euros. En un mundo en el que cada vez los ricos son más ricos y los pobres son más pobres, quizá el clip de Prada y las perplejidades que ha despertado sea simplemente la muestra de dos formas cada vez más alejadas de vivir y entender el mundo.