Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madonna compra casa en Sintra

La finca, que ha costado 7 millones de euros, tiene una leyenda esotérica

Madonna
La Quinta del Reloj, en la sierra de Sintra, adquirida por Madonna.

El esoterismo ha podido más que la comodidad. Madonna, la ambición rubia, ha pagado siete millones de euros por La Quinta del Reloj, una finca en la sierra de Sintra, a 30 kilómetros de Lisboa, sobre la que circulan leyendas esotéricas, como las que habitan por la sierra monumental, también llamada sierra sagrada.

La Quinta del Reloj fue levantada en el siglo XVIII. Es un palacio de una mezcla de estilos, del chino al árabe, pasando por el romántico y linda con la enigmática Quinta de Regaleira, con sus torres subterráneas y sus símbolos masónicos. A Madonna, muy de la Cábala, le agradó el lado misterioso del lugar.

La casa fue construida durante el reinado de Pedro V; tiene vistas para El Castillo de los Moros y el Palacio de Pena. En 1886, el palacio acogió la luna de miel de Carlos de Braganza y María Amélia de Orleans, futuros reyes de Portugal. A partir de ahí, la quinta fue a menos y actualmente necesita una urgente rehabilitación para que no se caiga, por lo que la cantante tardará un tiempo en trasladarse.

Según la inmobiliaria House Cascais, la quinta tiene una extensión de 2,1 hectáreas, con un área de construcción de 1.840 metros cuadrados, rodeada de jardines protegidos por la Unesco, con lagunas y cascadas. El palacio en sí posee siete habitaciones, cinco baños, y tres salones; la adyacente casa de campo tiene dos habitaciones, baño, sala y cocina y aún hay otra edificación para el jardinero, pues es persona fundamental para mantener en orden el frondoso jardín.

Desde 1997, La Quinta del Reloj está incluida en el Paisaje Cultural de Sintra, una sierra que es patrimonio de la humanidad y que, por tanto, Madonna deberá preservar.

La cantante americana visitó Lisboa hace unas semanas con varios de sus hijos para comprar propiedad y buscar colegio para los niños. También había visitado varios palacios en el centro de la capital portuguesa, pero finalmente se ha inclinado por La Quinta del Reloj, fuera de Lisboa y con un clima más lluvioso y menos benigno que el de la capital.

Más información