Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ana Juan (Valencia, 1961) ha ilustrado una edición en español del relato de Stephen King 'El hombre del traje negro', que apareció en 'The New Yorker', en 1994. Precisamente, la ilustradora ha realizado para esta revista 24 portadas.
7 fotos

Ana Juan ilustra el terror de Stephen King

La autora española crea los dibujos para una edición en español del relato 'El hombre del traje negro'

  • Ana Juan (Valencia, 1961) ha ilustrado una edición en español del relato de Stephen King 'El hombre del traje negro', que apareció en 'The New Yorker', en 1994. Precisamente, la ilustradora ha realizado para esta revista 24 portadas, uno de los motivos por los que King, habitualmente reacio a que sus libros se ilustren, dio en esta ocasión el visto bueno.
    1El mundo de Stephen King Ana Juan (Valencia, 1961) ha ilustrado una edición en español del relato de Stephen King 'El hombre del traje negro', que apareció en 'The New Yorker', en 1994. Precisamente, la ilustradora ha realizado para esta revista 24 portadas, uno de los motivos por los que King, habitualmente reacio a que sus libros se ilustren, dio en esta ocasión el visto bueno.
  • 'El hombre del traje negro', ambientado en 1914, comienza así: "Ahora soy un hombre muy viejo, y esto es algo que me ocurrió cuando era muy joven, con sólo nueve años". Quien narra la historia es Gary, un niño de nueve años que vive en el campo, que se queda dormido cuando va a pescar un día. Al despertar ve que un hombre de ojos anaranjados y traje negro lo observa. Este individuo le empieza a contar cosas terribles que van a ocurrir a la familia de Gary, y que le aterran hasta el punto de creer que van a ocurrir realmente. Todo el relato está impregnado de la desgracia vivida por la familia de Gary con su hermano mayor, muerto por la picadura de una avispa.
    2Los miedos de Gary 'El hombre del traje negro', ambientado en 1914, comienza así: "Ahora soy un hombre muy viejo, y esto es algo que me ocurrió cuando era muy joven, con sólo nueve años". Quien narra la historia es Gary, un niño de nueve años que vive en el campo, que se queda dormido cuando va a pescar un día. Al despertar ve que un hombre de ojos anaranjados y traje negro lo observa. Este individuo le empieza a contar cosas terribles que van a ocurrir a la familia de Gary, y que le aterran hasta el punto de creer que van a ocurrir realmente. Todo el relato está impregnado de la desgracia vivida por la familia de Gary con su hermano mayor, muerto por la picadura de una avispa.
  • Stephen King se mostró de acuerdo con la propuesta de la editorial Nórdica para acompañar su conocido relato de los dibujos de la ilustradora española. Ana Juan cuenta que el primer mensaje que recibió de King sobre su trabajo para 'El hombre del traje negro' decía que era "Killer Good", que le había entusiasmado. En todo el proceso ha habido comunicación con el autor estadounidense de novelas de terror.
    3"Killer Good" Stephen King se mostró de acuerdo con la propuesta de la editorial Nórdica para acompañar su conocido relato de los dibujos de la ilustradora española. Ana Juan cuenta que el primer mensaje que recibió de King sobre su trabajo para 'El hombre del traje negro' decía que era "Killer Good", que le había entusiasmado. En todo el proceso ha habido comunicación con el autor estadounidense de novelas de terror.
  • Ana Juan, premio Nacional de Ilustración en 2010, pensó mientras leía el relato de King, que era muy apropiado que la forma y aspecto del libro se asemejase a una Biblia, con las cubiertas en negro. En la imagen, la madre de Gary, el niño protagonista del cuento de King, junto al terrier negro de la familia. En esta narración King utiliza elementos de la literatura infantil clásica, como el incumplimiento de una prohibición, en este caso no adentrarse más allá de la bifurcación del río. Traspasar ese lugar solo puede traer desagradables consecuencias al protagonista de la historia.
    4Como una Biblia Ana Juan, premio Nacional de Ilustración en 2010, pensó mientras leía el relato de King, que era muy apropiado que la forma y aspecto del libro se asemejase a una Biblia, con las cubiertas en negro. En la imagen, la madre de Gary, el niño protagonista del cuento de King, junto al terrier negro de la familia. En esta narración King utiliza elementos de la literatura infantil clásica, como el incumplimiento de una prohibición, en este caso no adentrarse más allá de la bifurcación del río. Traspasar ese lugar solo puede traer desagradables consecuencias al protagonista de la historia.
  • La ilustradora señala que en el intercambio de mensajes con King, este le preguntó por qué el personaje que da título al cuento no aparecía representado en ninguno de sus dibujos. La respuesta de Ana Juan fue que el trabajo de un ilustrador va en paralelo al texto y no tiene que ser explícito. Por ello tampoco dibujó el momento cumbre del cuento, el más emocionante.
    5Sin hombre del traje negro La ilustradora señala que en el intercambio de mensajes con King, este le preguntó por qué el personaje que da título al cuento no aparecía representado en ninguno de sus dibujos. La respuesta de Ana Juan fue que el trabajo de un ilustrador va en paralelo al texto y no tiene que ser explícito. Por ello tampoco dibujó el momento cumbre del cuento, el más emocionante.
  • Ana Juan no había leído 'El hombre del traje negro', que es un homenaje a un relato del novelista de terror gótico Nathaniel Hawthorne (1804-1864), 'El joven Goodman Brown', incluido en la misma edición por Nórdica. En la ilustración, el pequeño Gary, con su perro, Candy Bill, que decide no acompañar a su dueño a pescar al río, quizás por temor a lo que podría ocurrir. Lo intrigante para el niño que protagoniza el cuento es no saber si lo que le ha ocurrido es fruto de un sueño o es realidad, una duda que le perseguirá el resto de su vida.
    6Sin lectura previa Ana Juan no había leído 'El hombre del traje negro', que es un homenaje a un relato del novelista de terror gótico Nathaniel Hawthorne (1804-1864), 'El joven Goodman Brown', incluido en la misma edición por Nórdica. En la ilustración, el pequeño Gary, con su perro, Candy Bill, que decide no acompañar a su dueño a pescar al río, quizás por temor a lo que podría ocurrir. Lo intrigante para el niño que protagoniza el cuento es no saber si lo que le ha ocurrido es fruto de un sueño o es realidad, una duda que le perseguirá el resto de su vida.