Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La agencia del ‘casting’ de modelos de Balenciaga, acusada de maltrato

La firma rompe con Madia&Ramy después de que las maniquís pasaran tres horas encerradas y sin luz durante la selección para la Semana de la Moda de París

Desfile de Balenciaga de la colección otoñoinvierno 2015-2016.
Desfile de Balenciaga de la colección otoño/invierno 2015-2016. EFE

Balenciaga prescindirá a partir de ahora de su agencia habitual de casting, Madia & Ramy, después de que salieran a la luz acusaciones de maltrato a las modelos en la prueba para su desfile en la Semana de la Moda de París. James Scully, un conocido director de casting para desfiles que ejerce como “voz de la industria” para la web Business of Fashion, colgó el pasado martes un largo post en su cuenta de Instagram en el que denunciaba que los directivos de esa agencia dejaron a “más de 150 chicas” que habían sido convocadas para una prueba encerradas en una escalera sin luz “excepto por las pantallas de sus móviles” durante más de tres horas.

“No solo fue sádico y cruel, también fue peligroso y más de una modelo con las que hablé se quedó traumatizada”, añade Scully, quien a la vez pedía a Balenciaga y al grupo al que pertenece que actuasen en consecuencia. Y la casa de moda lo ha hecho con rapidez: ha prescindido de la agencia, que todavía no se ha pronunciado, y ha enviado una carta de disculpa a los representantes de las modelos.

En el mismo escrito de Instagram, Scully hacía otras acusaciones, que no han sido aclaradas. Aseguraba que le consta que Lanvin pidió a las modelos negras que no acudiesen a su prueba, lo que la maison ha negado categóricamente. Una portavoz de la firma explicó que las acusaciones “son falsas e infundadas”.

So true to my promise at #bofvoices that I would be a voice for any models, agents or all who see things wrong with this business I'm disappointed to come to Paris and hear that the usual suspects are up to the same tricks. I was very disturbed to hear from a number of girls this morning that yesterday at the Balenciaga casting Madia & Ramy (serial abusers) held a casting in which they made over 150 girls wait in a stairwell told them they would have to stay over 3 hours to be seen and not to leave. In their usual fashion they shut the door went to lunch and turned off the lights, to the stairs leaving every girl with only the lights of their phones to see. Not only was this sadistic and cruel it was dangerous and left more than a few of the girls I spoke with traumatized. Most of the girls have asked to have their options for Balenciaga cancelled as well as Hermes and Ellie Saab who they also cast for because they refuse to be treated like animals. Balenciaga part of Kering it is a public company and these houses need to know what the people they hire are doing on their behalf before a well deserved law suit comes their way. On top of that I have heard from several agents, some of whom are black that they have received mandate from Lanvin that they do not want to be presented with women of color. And another big house is trying to sneak 15 year olds into paris! It's inconceivable to me that people have no regard for human decency or the lives and feelings of these girls, especially when too too many of these models are under the age of 18 and clearly not equipped to be here but god forbid well sacrifice anything or anyone for an exclusive right? If this behavior continues it's gonna be a long cold week in paris. Please keep sharing your stories with me and I will continue to to share them for you. It seems to be the only way we can force change and give the power back to you models and agents where it rightfully belongs. And I encourage any and all to share this post #watchthisspace

Una publicación compartida de james scully (@jamespscully) el

La tercera denuncia del ombudsman oficioso de las modelos venía sin nombres. Según el director de casting, “otra de las grandes casas” intentó utilizar modelos de 15 años, lo cual entraría dentro de lo habitual. Hace apenas año y medio, una israelí de 14 años, Sofia Mechetner, desfiló para Raf Simons en Dior. Según su agente, antes de hacerse modelo, la niña se dedicaba a “fregar escaleras con su madre” y “si era suficientemente mayor para limpiar casas, lo era también para posar con vestidos de alta costura".

No es la primera vez que Scully, que suele trabajar para firmas como Carolina Herrera, Stella McCartney y Jason Wu, señala las prácticas injustas en un sector que, a pesar de recibir tanta atención mediática, sigue siendo opaco. Hizo campaña por la aprobación de la llamada Child Protection Model Law, la directiva contra el trabajo de menores en la moda, y en 2013 criticó a algunas de las marcas de lujo más potentes por trabajar casi exclusivamente con maniquíes blancas. Según dijo, Chanel, Saint Laurent, Louis Vuitton y sobre todo Dior caían en prácticas racistas. En aquella ocasión, sus palabras también surtieron efecto: en el siguiente desfile de la casa hubo varias modelos negras.

El trabajo de las maniquíes de pasarela, que a menudo ni siquiera cobran por su trabajo —se considera que es una buena promoción para ellas y pueden recibir una prenda de la marca en lugar de dinero— sigue estando bajo sospecha a pesar de los esfuerzos de portavoces como el propio Scully y de asociaciones como The Model Alliance, una ONG que fundó en 2012 la exmodelo Sara Ziff para actuar como sindicato. Ziff se basó en su propia experiencia. A los 14 años le pidieron que se quitara la ropa en una sesión de fotos, a los 15 le ofrecieron drogas y para cuando decidió retirarse, a los 29, estaba acostumbrada a escuchar: “Te pagan para estar guapa. Ahora, cállate”.