Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plástico ya convive con los tejidos nobles

Gucci y Prada son dos de las firmas que están introduciendo nuevos materiales

Desfile de Gucci, en la Semana de la Moda de Milán.
Desfile de Gucci, en la Semana de la Moda de Milán. Getty Images

“¿Qué haremos con todo este futuro?”, se leía en la portada del disco que hacía de invitación para el último desfile de Gucci. Alessandro Michele echó mano de la reflexiones caligrafiadas de Coco Capitán, una de las artistas y fotógrafas españolas con mayor proyección internacional, para apoyar y dotar de contenido la colección que presentó la semana pasada en Milán.

El diseñador italiano, al que le gusta llamarse alquimista, continuó desarrollando su particular lenguaje en un conjunto de prendas que, bebiendo de otras épocas, no entienden de nostalgia. Más atrevido que nunca, en sus estilismos el pasado, presente y futuro se solapan en un mismo tiempo y espacio. Lejos del revival, encima de la pasarela convivieron bandanas, piercings, tartán, bordados, perlas, chupas de cuero y gafas de plástico en insólitas combinaciones.

Otra frase, escrita de forma irregular encima de un delicado parasol de inspiración oriental, rezaba: “Mañana es ahora y ayer”. Casi un haiku, esta reflexión de Capitán habla “sobre la velocidad con la que vivimos y lo estúpidos que somos”, explica la autora a este periódico a través del correo electrónico.

Una modelo luciendo una prenda de Calvin Klein.
Una modelo luciendo una prenda de Calvin Klein. EFE

Esta tensión entre el pasado y el presente se está traduciendo en la combinación recurrente de tejidos artesanales y de inspiración vintage con materiales técnicos y sintéticos asociados a la modernidad y la rapidez. Una macrotendencia en alza que hizo ya su aparición encima de la pasarela en uno de los debuts más esperados: el de Raf Simons para Calvin Klein a mediados de enero en Nueva York.

Prendas delicadas

El belga cubrió de plástico transparente prendas tan delicadas como un esponjoso abrigo de pelo amarillo o etéreos vestidos de plumas y cuentas que hacían pensar en los años veinte. También forró el interior de una parka de tejido exterior técnico con quilt,ese ancestral edredón hecho con retales de viejas telas. En su nota explicativa sobre la presentación se leía: “En la colección, un material hace impacto sobre otro y un estilo se solapa con otro a menudo en la misma silueta”. Simons habla de estilos dispares que cohabitan y de nuevas formas que no remiten ni al pasado ni al presente, “sino a lo necesario”.

Una maestra en ir más allá de lo retro es Miuccia Prada, que siempre con un pie en el pasado y otro en el futuro, logra encontrar nuevos caminos hacia lo nuevo, un destino cada vez menos asequible. Marco de Vincenzo, diseñador italiano emergente, adorna para el próximo invierno a sus chicas con collares de perlas dentro de tubos de plástico en una nueva entrega de esta tendencia en la que el ayer, el hoy y el mañana conviven de forma simultánea. En una difícil coyuntura política y un sistema de la moda en plena reconstrucción, los creadores parecen hacer balance con diseños que apelan al tiempo absoluto. ¿Está el futuro sobrevalorado? “Creo que no sabemos muy bien qué es el futuro. Siempre habrá incertidumbre sobre el porvenir, por lo que encuentro graciosa la autoridad que pensamos tener sobre él”, reflexiona Coco Capitán.