Porque lo digo yo
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Beyonzada’

Qué feas son las fotos de Beyoncé, en serio. Las que ha compartido en sus redes sociales para anunciar, a bombo y platillo el embarazo de sus gemelos

Beyoncé y su hija Blue Ivy.
Beyoncé y su hija Blue Ivy.

Qué feas son las fotos de Beyoncé, en serio. Las que ha compartido en sus redes sociales para anunciar, a bombo, ejem, y platillo el embarazo de sus gemelos. Aparece Queen Bey en una colección de estampitas inspiración virgen María a la que hubieran retratado en connivencia la estilista de Lady Gaga y un fotógrafo cuñado de la autora del Ecce Homo de Borja. Como diría un amigo mío muy gracioso: un CHOW.

Aquí hay algo que no cuadra. La cantante y Jay-Z forman la más powerful de las power couples, junto con los Obama, Donald y Melania (por cierto, ¿dónde está ella?) y los ya ex Angelina Jolie y Brad Pitt. Se les presupone rodeados de asesores y consultores que les aíslan con cordón sanitario de las camisas con tonalidades que te hacen cara de acelga. ¿Qué pasó entonces para llegar hasta aquí?

Lo siento, pero cualquiera que fuera la asesoría/consultoría/llámenlo equis ha fallado. Es como si el responsable del playback que perpetró Mariah Carey este Fin de Año hubiera ido con el finiquito todavía caliente a engrosar el Sanedrín de publicistas de Beyoncé y le hubiera dado el peor consejo de su vida. O peor todavía. Que hubiera sido la propia Mariah Carey. ¿Se imaginan? Una opinión desinteresada de mejor (peor) amiga que te lleva a la ruina: “Chica, estás ideal, en serio. Me chiflan las flores de plástico alrededor de la cabeza. El velito verde moco te favorece horrores. Y la braguita de volantes queda divina con este suti de mercadillo color vino Chateau Don Simón. Estás ideal”. Confiamos en que todo esto, aparte de un tropiezo estilístico, sea pura ficción.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS