Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando la Isla de Navidad se tiñe de rojo

Cada año los cangrejos endémicos del islote emprenden una migración masiva para reproducirse

Joel Thomas en medio de bebés cangrejos rojos. En vídeo, la travesía de los crustáceos.

En el océano Índico, cerca de Australia, se encuentra la Isla de Navidad. Cada año, ocurre el mismo fenómeno: la isla se tiñe de rojo. Los cangrejos que pueblan la isla, pasan la mayor parte del año en la selva. Pero al acercarse el verano austral, 40 millones de estos crustáceos adultos empiezan su migración masiva. Tardan entre cinco y siete días para alcanzar la costa. Allí se reproducen y ponen sus huevos en el océano. Para llegar a la costa, tienen que cruzar carreteras, pero no les preocupa. Al contrario, son los humanos quienes tienen que adaptarse a ellos, construyendo puentes y vallas para protegerlos en su larga travesía, que depende de las fases lunares y del clima. Si la temporada de las lluvias se retrasa, los cangrejos no salen hasta el mes siguiente.

Un cangrejo rojo hembra puede poner 100.000 huevos por camada. Eclosionan tan pronto como entran en contacto con el agua de mar, pero su supervivencia depende de muchos factores. En condiciones óptimas, las larvas se transforman en las semanas que siguen en animales parecidos a las gambas. En la siguiente fase, los cangrejos bebés comenzarán un larga marcha de nuevo desde el agua hasta el bosque.