Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Menos sondeos y más calle

El diario ‘Le Parisien-Aujourd’hui en France’ renuncia a encargar encuestas electorales

El exministro de Industria de Francia Arnaud Montebourg, en un acto de campaña.
El exministro de Industria de Francia Arnaud Montebourg, en un acto de campaña.

Los estrepitosos fracasos de las encuestas a la hora de prever las victorias del Brexit en Gran Bretaña, la de Donald Trump en Estados Unidos o la del conservador François Fillon en las primarias conservadoras francesas han puesto en tela de juicio tanto la fiabilidad de estas consultas como su uso periodístico. En Francia, el diario Le Parisien-Aujourd’hui en France, uno de los más leídos con su tirada de 360.000 ejemplares, ha tomado una decisión revolucionaria teniendo en cuenta el habitual apetito por este tipo de encuestas. Ha decidido hacer una “pausa” y dejar de encargar sondeos de aquí a las elecciones presidenciales de la próxima primavera. A cambio, anuncia más periodismo de calle para tomar la temperatura de los franceses y concentrarse en los temas que preocupan a los votantes.

Más que una crítica de la metodología de los sondeos, el diario entona el mea culpa respecto al lugar que han tomado en el periodismo político. La obsesión por analizar el orden de llegada de los candidatos en las intenciones de voto “ha alejado a los medios de los temas de fondo”, ha explicado Stéphane Albouy, director de la Redacción, en la emisora France Inter. “La gente nos asocia a una suerte de elitismo, considera que estamos desconectados de la realidad. Creo que debemos hacer caso a estas críticas de vez en cuando”.

“Vamos a regresar a la base de nuestro trabajo”, dice Albouy, es decir, enviar a los reporteros a la calle para “detectar señales débiles, ángulos muertos: pasar más tiempo con la gente, hablar con ella”. A los dos días del anuncio de esta “pausa”, la publicación ponía en práctica su decisión con un gran reportaje de terreno sobre la intención de voto de los obreros, con crónicas desde dos diferentes zonas industriales.

El diario seguirá encargando encuestas sobre otros temas no políticos y no se privará de comentar los sondeos encargados por la competencia. Sin embargo, con las elecciones presidenciales más abiertas que nunca —el voto se reparte entre cuatro o cinco candidatos considerados serios— y con unas primarias socialistas a finales de enero, la decisión del diario parece especialmente valiente.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.