Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Donald Glover, el chico de moda que arriesga y gana

Tiene una serie premiada, un disco aclamado y papeles en 'Star Wars' y 'Spiderman' y ahora quiere ser un icono de estilo

Donald Glover
Donald Glover, en el Festival Internacional de cine de Toronto. Getty Images

El pasado domingo, Donald Glover se llevó dos premios inesperados —El Globo de Oro como Mejor actor cómico y el de Mejor serie de comedia por Atlanta, la ficción que dirige, escribe y protagoniza— y un tercer premio simbólico, el de mejor vestido de la noche, a decir de publicaciones especializadas como GQ y Esquire. El actor recogió sus dos galardones vestido con un arriesgado traje de terciopelo en un color que el presentador del canal E! definió como “marrón osito de peluche”, con chaqueta ajustada de corte setentero y una pajarita de dimensiones importantes en un tono burdeos. Sobre el papel, debería haber sido un desastre. Sobre la alfombra roja, funcionó, y de qué manera.

Con esa elección, el intérprete multitarea se consolida como un icono de moda alternativo que las marcas y las revistas del gremio tendrán muy en cuenta a partir de ahora. El suyo es un estilo muy peculiar, alejado tanto del aire retro atildado de un Ryan Gosling o un Andrew Garfield como de la arrogancia marquista de un Kanye West. Además, Glover lo ha ido perfilando a la vez dentro y fuera de la ficción. Su personaje en Atlanta, Earn Marks — un veinteañero que dejó Princeton antes de graduarse y tiene un plan para convertirse en mánager de su primo rapero— viste de manera muy parecida al actor fuera de la televisión.

Lleva camisetas y sudaderas que hacen guiños al pasado, su perenne mochila de nylon llevada con las dos asas bien prietas, como un empollón de los ochenta, Nikes de ante color caramelo que jamás han visto una cancha de baloncesto y calcetines subidos a media pantorrilla. Aunque la ropa masculina todavía no genera la clase de rastreo obsesivo que se da con las mujeres, sí existen foros de Internet dedicados a desentrañar las marcas que lleva Marks, firmas minoritarias de streetwear como Baiser d’Amour o Profound Aesthetic.

En su vida diaria, Glover también se ha ganado una reputación de elegante a su manera con sus shorts estrechos a medio muslo, sus camisas hawaianas vintage y sus cazadoras color camel. Su especialidad en las apariciones públicas es darles un pequeño giro calculadamente excéntrico a los básicos del armario masculino: un traje azul llevado con un jersey de cuello alto marrón en lugar de camisa, unos pantalones formales cortados al tobillo y sin calcetines.

Donald Glover, con sus dos Globos de Oro. ampliar foto
Donald Glover, con sus dos Globos de Oro. AP

Con su doblete en los Globos, el actor cierra un año triunfal. Su serie, se estrenó en el canal FX y llamó la atención de la crítica, que la ha aplaudido por sus giros impredecibles (en un capítulo hay un personaje llamado Justin Bieber que resulta ser un cantante insoportable y… negro) y por su retrato realista de los milénicos urbanos desorientados.

Identidad negra

Mientras rodaba la primera temporada de la serie, con un método bastante inusual que consistió en poner a todos los guionistas (todos afroamericanos) a convivir bajo un mismo techo, aprovechó para grabar su último disco, Awaken, My Love, publicado bajo su seudónimo musical de Childish Gambino. De manera que la serie y el álbum tienen muchos temas en común, como la exploración de la identidad negra y de la entrada en la madurez. En junio se reveló que estará en el reparto de Spiderman: Homecoming, aunque en el papel de villano, y no de Peter Parker, como pedían en tiempos algunos fans, y en octubre se confirmó que entra en la franquicia de Star Wars. Además, en algún momento indeterminado, nació su primer hijo, al que dedicó uno de sus Globos de Oro. No lo anunció formalmente porque mantiene su vida privada en estricto secreto. De hecho, no se conoce la identidad de su pareja, con la que se le ha fotografiado en un par de ocasiones.

La idea de colocar a Glover como un joven Lando Carlrissian en la película sobre Han Solo que se estrenará en 2018 se enmarca dentro del lento proceso de hacer de Star Wars, y de las otras franquicias multimillonarias, más racialmente diversas. El propio Glover se ha mostrado algo displicente con los tímidos esfuerzos de Hollywood por acercase a las minorías. “Ya no puedo más con la palabra diversidad. Suena como tolerancia hace diez años (…) Lo peor en el mundo para mí es que alguien diga ‘esto está muy bien para ser una serie de negros".