Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inauguración del auditorio de Hamburgo

La música ha empezado a sonar en la extraordinaria sala de conciertos de la ciudad alemana

  • El 11 de enero y la música empezó a sonar en la Elbphilharmonie, la nueva y extraordinaria sala de conciertos de Hamburgo, diseñada por los arquitectos Jacques Herzog y Pierre de Meuron. En la imagen, la sala de conciertos Elbphilharmonie iluminada tras la ceremonia de inauguración, en Hamburgo (Alemania).
    1El 11 de enero y la música empezó a sonar en la Elbphilharmonie, la nueva y extraordinaria sala de conciertos de Hamburgo, diseñada por los arquitectos Jacques Herzog y Pierre de Meuron. En la imagen, la sala de conciertos Elbphilharmonie iluminada tras la ceremonia de inauguración, en Hamburgo (Alemania). AP
  • Construida sobre un antiguo almacén de café y cacao en la zona portuaria de Hamburgo, el río Elba da nombre a este edificio en el que se ha superpuesto una vanguardista estructura de cristal al sencillo trapecio de ladrillo original. En la imagen, vista panorámica del interior de la sala de conciertos de Hamburgo.
    2Construida sobre un antiguo almacén de café y cacao en la zona portuaria de Hamburgo, el río Elba da nombre a este edificio en el que se ha superpuesto una vanguardista estructura de cristal al sencillo trapecio de ladrillo original. En la imagen, vista panorámica del interior de la sala de conciertos de Hamburgo. Getty Images
  • Los dos auditorios (Sala Grande y Sala Pequeña, sin alharacas) se encuentran en la parte alta, adonde se llega tras ascender por unas larguísimas escaleras mecánicas que recuerdan inevitablemente a la Tate Modern londinense. En la imagen, varias personas observan las luces de la sala de conciertos Elbphilharmonie durante la ceremonia de inauguración.
    3Los dos auditorios (Sala Grande y Sala Pequeña, sin alharacas) se encuentran en la parte alta, adonde se llega tras ascender por unas larguísimas escaleras mecánicas que recuerdan inevitablemente a la Tate Modern londinense. En la imagen, varias personas observan las luces de la sala de conciertos Elbphilharmonie durante la ceremonia de inauguración. AFP
  • Antes del alborozo de la jornada inaugural ha habido, sin embargo, un larguísimo historial de retrasos, escándalos y un coste final que ha decuplicado, al parecer, el presupuesto inicial (de 77 millones a 789 millones de euros). En la imagen, el director de orquesta Thomas Hengelbrock recibe aplausos durante el concierto de inauguración.
    4Antes del alborozo de la jornada inaugural ha habido, sin embargo, un larguísimo historial de retrasos, escándalos y un coste final que ha decuplicado, al parecer, el presupuesto inicial (de 77 millones a 789 millones de euros). En la imagen, el director de orquesta Thomas Hengelbrock recibe aplausos durante el concierto de inauguración. Getty Images
  • La luna brilla detrás de la sala de música Elphilharmonie, durante la ceremonia de apertura, en Hamburgo, (Alemania).
    5La luna brilla detrás de la sala de música Elphilharmonie, durante la ceremonia de apertura, en Hamburgo, (Alemania). EFE
  • Vista general de Elbphilharmonie, en Hamburgo (Alemania).
    6Vista general de Elbphilharmonie, en Hamburgo (Alemania). REUTERS
  • El público aplaude al director Thomas Hengelbrock y la Orquesta NDR de la Filarmónica del Elba al finalizar el concierto de inauguración de la sala de conciertos Elbphilharmonie, en Hamburgo (Alemania).
    7El público aplaude al director Thomas Hengelbrock y la Orquesta NDR de la Filarmónica del Elba al finalizar el concierto de inauguración de la sala de conciertos Elbphilharmonie, en Hamburgo (Alemania). AFP
  • Vista del exterior de la sala de conciertos Elbphilharmonie, en Hamburgo (Alemania).
    8Vista del exterior de la sala de conciertos Elbphilharmonie, en Hamburgo (Alemania). AP
  • Vista general del interior del nuevo aditorio de conciertos Elbphilharmonie durante su presentación, en Hamburgo.
    9Vista general del interior del nuevo aditorio de conciertos Elbphilharmonie durante su presentación, en Hamburgo. EFE