Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las marcas de lujo suben sus precios por el Brexit

La industria de la moda toma esta medida para contrarrestar la devaluación de la libra tras el voto británico para salir de la UE

Tienda de Burberry en Knightsbridge, Londres.
Tienda de Burberry en Knightsbridge, Londres. Cordon Press

Como resultado de la depreciación de la libra causada por el Brexit, durante una breve ventana de tiempo Londres se convirtió en el paraíso de las compras para los turistas. Según un estudio publicado por la consultora Deloitte en octubre, el 64% de los bienes de lujo era entonces más barato en suelo inglés; miles de visitantes extranjeros comprobaron desde junio que su dinero de pronto cundía más en Reino Unido, y gastaron en consecuencia. Pero el espejismo no ha tardado en disiparse. Como todos los analistas llevan meses pronosticando, esa supuesta ventaja del Brexit era tremendamente cortoplacista: una moneda débil encarece los procesos de cualquier industria que adquiera sus materias primas o produzca sus mercancías en el extranjero, y ese es el caso de la moda inglesa, con marcas emblemáticas como Burberry que están empezando a aplicar ese sobrecoste en el precio final.

Pero las firmas británicas no son las únicas que han sucumbido a la inflación. Según ha publicado The Times, compañías como Chanel, Louis Vuitton, Rolex o Patek Philippe también han incrementado sus precios en Reino Unido (hasta un 30% en el caso de algunos productos) para nivelarlos con los del resto de mercados y evitar discrepancias entre países tan llamativas como las que se han vivido este verano. La manufactura relojera suiza Rolex, que los ha aumentado un 10%, ha reconocido que es su primera subida de precios desde el año 2012.

Keira Knightley has a crush. #CocoCrush #CHANELFineJewelry #CHANEL

Una foto publicada por CHANEL (@chanelofficial) el

Y el lujo no está solo; el ajuste está llegando a todos los sectores, desde los gadgets de Apple hasta los productos con los que los ingleses llenan la cesta del supermercado. Philip Davies, diputado eurófobo del Partido Conservador y defensor del Brexit, ha tachado este encarecimiento de “excesivo y oportunista”. “Los fabricantes no deberían poder salirse con la suya” ha afirmado. “Los comercios tienen que hacerlos retroceder y decirles que no van a dejar que estafen a sus clientes”.