Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las palabras del año: de pokeparada a posverdad

En 2016 el 'Brexit' se hizo realidad y el 'sorpasso' nunca llegó. 'Burkini', 'compiyogui' y una cobra de las buenas nos llenaron la boca el año que triunfó el No

El artista Kaya Mar sostiene una de sus obras inspirada en el 'Brexit'.
El artista Kaya Mar sostiene una de sus obras inspirada en el 'Brexit'. EFE

Brexit

En 2012 dos analistas de Citigroup inventaron el palabro Grexit para referirse a la salida de Grecia de la UE. Desde entonces venía amenazando también el Brexit –e incluso el Spexit, que no es el tejido de bañador apretado, sino la salida de España–.Todo eran habladurías hasta que el pasado mes junio se convocó un referéndum a ver qué tal y el pueblo británico habló. El 52% votó por el Brexit, el 48% por el mucho menos sonoro Bremain (de Britain y Remain, permanecer). Una vez votado el Brexit ya no resultaba tan gracioso, así que le salieron variantes bajas en calorías como el Brexit blando. Y hasta una secuela: el Bretorno.

A la caza de pokemones en la Puerta del Sol de Madrid.
A la caza de pokemones en la Puerta del Sol de Madrid.

Pokeparada

¿Qué tienen en común la casa natal de Franco en Ferrol, el lago de Central Park en Nueva York y el museo de Ingeniería Urbana de Cracovia (Polonia)? Todos son pokeparadas, lugares donde se encuentran pokémones, sus bolas, sus huevos o sus pociones. El videojuego de realidad aumentada Pokémon Go consiste en cazar con el teléfono móvil estas criaturas fantásticas -con nombres como Mewtwo, Dragonite y Mew- que aparecen en el GPS sobre las ubicaciones reales que recorre el jugador. Solo tener que explicar en qué consiste el juego te hace sentir mayor.

Encuesta

El año que votamos peligrosamente descubrimos con estupor los que siempre supimos: las encuestas no son un oráculo. Los sondeos (y los analista, politólogos y periodistas que los explican) no dieron una. Brexit, 26J, no a la paz en Colombia, Trump... ¡Sorpresa!

Marcos, transexual, y Sophie, intersexual, se gustaron en 'First Dates'.
Marcos, transexual, y Sophie, intersexual, se gustaron en 'First Dates'.

Intersexual

Y también: pansexual, fluido, demi, queer, asexual, poliamoroso, neutro... Este año, orgía de etiquetas sobre la diversidad: del intersexual –antes mal llamado hermafrodita, que por fuera nace con características anatómicas de ambos sexos, y por dentro puede sentirse mujer, hombre, ambas cosas o ninguna­–, al asexual –que no experimenta atracción sexual hacia otras personas aunque puede tener libido y enamorarse. Vaya por delante que hay tantas sexualidades como individuos y que ponerle un nombre a algo no significa que no existiera ya de antes. Pero hubo que esperar a 2016 para un aluvión de reportajes sobre "el tercer sexo" o "la cuarta orientación sexual". Ninguno ha tenido tanto impacto en la normalización de la diversidad como el programa de Cuatro "First Dates". Episodio 158: cita a ciegas entre Sophie y Marcos. Intersex y transexual, respectivamente. En prime time. Ellos se gustaron, la audiencia se enamoró.

Partidarios del 'sí' colombiano incrédulos ante el 'no'.
Partidarios del 'sí' colombiano incrédulos ante el 'no'. AFP

No

El no de Gran Bretaña a la UE, el no de Colombia al acuerdo de paz, el no de los italianos al plan de Renzi para tocar la Constitución. El triunfo de un negacionista como Donald Trump... En la España bloqueada, el no también fue una bandera. ¿No es no? Pues al final va a ser que no.

Compi yogui

El empresario Javier López Madrid, investigado en la trama Púnica por la presunta financiación ilegal del PP, recibió durante el escándalo de las tarjetas black en octubre de 2014, un mensaje del contacto “Ltzia” de su móvil: “Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde. Un beso compi yogui (miss you!!!)”. En esa época, la Reina y el empresario compartían clases de yoga. Cuando el mensaje se hizo público en 2016, la Casa del Rey lo circunscribió a “una cuestión de índole privada” y aseguró que se refería "a una relación de amistad que ya no existe”. Compi yogui quedó sin embargo en la memoria colectiva.

Trump y Farage, 'yes we won'.
Trump y Farage, 'yes we won'.

Posverdad

El diccionario de Oxford la ha declarado palabra del año y definido así: “Circunstancias en las que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública que los llamamientos a la emoción y la creencia personal”. The Economist le dedicó en septiembre su portada bajo el subtítulo: "Los políticos siempre han mentido. ¿Importa que abandonen totalmente la verdad?".  El cambio climático no existe. Todos los mexicanos son delincuentes. Los musulmanes, terroristas. El Papa pidió el voto para Trump. Permanecer en la UE es más caro que salirse. Bulos que llegan a millones de personas con apariencia de hechos a través de Facebook. La posverdad ahonda en los prejuicios, no intenta embellecer la realidad, directamente inventa otra que devora el resto de relatos. Este año, ha dado dos mordiscos: el Brexit y el triunfo de la alt right, la derecha radical estadounidense.

Pitufeo

El caso Taula de corrupción en el ayuntamiento de Valencia dio a conocer un nuevo nombre para un truco muy viejo, el pitufeo. Para blanquear dinero obtenido de aquella manera, según los investigadores, el PP pidió a sus cargos y militantes en 2015 un donativo de 1.000 euros, que luego les devolvían bajo cuerda con dos billetes de 500. El problema de este sistema rudimentario, que requiere de cuotas bajas para no dar en el ojo, es que obliga a que se entere del apaño un montón de gente. En este caso, 50 personas para 50.000 euros. Entre ellas, según la acusación, Rita Barberá. De ahí el término pitufeo, tomado directamente del inglés e inventado en la jerga bancaria, por eso de fraccionar una cantidad en trozos pequeñitos como pitufos, difíciles de ver. En una conversación de Whatsapp uno de los implicados le dice a otro: “No vayas al banco, si no dirán: mira, otro gilipollas del PP”.

El olímpico abanderado de Tonga.
El olímpico abanderado de Tonga.

Tonga

Oficialmente Reino de Tonga, país de Oceanía, integrado en la Polinesia. Uno de sus 100.000 habitantes lo puso en el mapa, y en el Trending Topic mundial, durante la inauguración de los juegos olímpicos. La ceremonia transcurría tranquila cuando de repente... ¡El abanderado de Tonga! El taekwondista Pita Taukatofua, de 32 años, llevaba un pareo ta'ovala, el traje típico de su país, el torso desnudo, musculado y embadurnado en aceite. De coco. Inmediatamente se hizo carne de meme.

Sorpasso

Por alguna razón en el año electoral empezó a manejarse el término italiano sorpasso, adelantamiento, para ilustrar que Podemos quería o pensaba que iba a pegar al PSOE en las urnas. La inspiración era el sorpasso que durante años, sobre todo en los sesenta, esperó dar el Partido Comunista Italiano a la Democracia Cristiana, cosa que nunca ocurrió. Siempre se quedaba por un pelo, o más, pero nunca rompió su techo. En ese sentido, si el término lo eligió alguien de Podemos, -con dirigentes muy italianófilos-, no se le ocurrió que podía estar gafado. Y así fue: ellos tampoco lo han conseguido, de momento.

Sororidad

El término llevaba años utilizándose en círculos y publicaciones feministas, sobre todo en Latinoamérica, pero el pasado 30 de noviembre, la Fundación Urgente del Español admitió su uso general en los medios de comunicación para referirse a la relación de solidaridad entre mujeres, especialmente relacionada con la reivindicación de la igualdad con los hombres. El vocablo, del latín soror, hermana, no es un prodigio de eufonía, vamos, que suena regular, pero ha sido incorporado con entusiasmo sobre todo por las jóvenes feministas, en un año en que la pervivencia de la desigualdad, la violencia machista y las carpetovetónicas declaraciones sexistas de algunos líderes políticos han vuelto a poner la lucha por la igualdad en la agenda informativa.

Policías en Niza obligan a una mujer a descubrirse en la playa.
Policías en Niza obligan a una mujer a descubrirse en la playa.

Burkini

En una de las imágenes del año, tomada en los juegos de Río, la jugadora egipcia de vóley-playa, Doaa Elghobashy con hiyab, mallas y manga larga, intenta bloquear el ataque de su contrincante alemana, que va en bikini. En la segunda imagen, tomada en una playa de Niza, cuatro policías obligan a una mujer a descubrirse en la playa por llevar la misma indumentaria porque este verano una treintena de localidades francesas, la mayoría en la conservadora Costa Azul, vetaron en sus playas el uso del bikini-burka tras el atentado de Niza por ser "una manifestación ostentosa de adhesión a una religión en un momento en que Francia sufre atentados terroristas". La multa impuesta a una quincena de musulmanas: 38 euros. Al final el Consejo de Estado francés anuló veto por considerarlo contrario a las libertades fundamentales.

Mansplaining

"Mira, te comento". "Deja que te explique". ¿Lo entiendes, bonita? El mansplaining (de man y explaining, algo así como "machiexplicación") consiste en una elocución condescendiente que un hombre hace a una mujer sobre algo que ella ya sabe. Incluido el feminismo. El término lo inauguró en 2008 la escritora Rebeca Solnit en el ensayo Los hombres me explican cosas, en 2010 fue una de las palabras del año de The New York Times y en 2014 llegó al Diccionario de Oxford, pero en 2016 se ha hecho global como se puede ver en este gráfico del interés por la palabra despertado en Google. El pico de mayo responde a un vídeo explicativo que se hizo viral (40 millones de visualizaciones). En noviembre, como parte de una campaña de concienciación, Suecia abrió una línea de atención telefónica para que la gente reportase incidentes de mansplaining en la oficina. También este año el término se hizo totalmente mainstrean al aparecer su definición como una pregunta en el mítico concurso televisivo Jeopardy. La respuesta la dio una hombre, y ganó 600 dólares por ello. "Que conste que yo nunca lo hago", dijo. "No hacía falta que nos lo explicases", le contestó el presentador.

Pactómetro

El pasado mes de enero, en una columna titulada ¿Pactoqué? Angel S. Harguindey definía así la calculadora electoral de moda: "El pactómetro, una elemental suma y resta de opciones de gobierno en función de los resultados electorales vendida a la audiencia como el invento del siglo". El cacharro formó parte de la "gamificación" de las informaciones electorales que trataron de animar a los hastiados votantes con juegos y lúdicos tests sobre los candidatos.Por un gallifante, qué candidato dijo en campaña: "Hemos estado viendo este campo de alcachofas. A mí realmente me emociona".

Chenoa y Bisbal, pre-cobra.
Chenoa y Bisbal, pre-cobra.

Cobra

En puridad, según el DRAE, una cobra es una serpiente de anteojos, sea lo que sea una serpiente de anteojos. El gesto de la cobra al repeler un ataque –apartar la testa para evitar el contacto con el adversario– también designaba hasta ahora entre los jóvenes la reacción de retirarle la cara a otro para evitar un beso no deseado. Pues bien, desde que Bisbal, presuntamente, le hizo la cobra a Chenoa durante su reencuentro en la secuela de Operación Triunfo 15 años después de su romance, hasta los octogenarios saben qué es hacer una cobra. España se dividió entre Bisbalistas y Chenoistas, se encargaron estudios técnicos para dilucidar si hubo o no rechazo y el asunto abrió informativos. Nos encanta un melodrama.

Tiempos felices, la familia Jolie-Pitt en 2011.
Tiempos felices, la familia Jolie-Pitt en 2011.

... Y el fin de Brangelina

Eran tan guapos, tan listos, tan exitosos, tan solidarios, tan pluscuamperfectos. Y lo siguen siendo, pero ya no juntos, sino por separado. En 2016 se nos rompieron varios mitos. Quizá el más doloroso para el corazón global, fue el de la pareja perfecta que encarnaron Brad Pitt y Angelina Jolie durante sus rutilantes 12 años de convivencia. El mundo asistió atónito a sus acusaciones mutuas, sus dimes y diretes, sus pleitos por la custodia de sus seis niños de todos los colores. O sea, lo de siempre, pero es que eran ellos, los más bellos, y el planeta lloró una ruptura tan vulgar como otra cualquiera como si fuera el final de un cuento de príncipes y princesas. Brangelina, como el bipartidismo, ya es historia.