_
_
_
_
LA PUNTA DE LA LENGUA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El termómetro verbal del PSOE

Algunas palabras sirven para medir los cambios de temperatura en los conflictos internos de un partido

Álex Grijelmo
El secretario general de la FSA y jefe del Ejecutivo asturiano, Javier Fernández.
El secretario general de la FSA y jefe del Ejecutivo asturiano, Javier Fernández.Zipi (EFE)

Algunas palabras funcionan como termómetros. Por ejemplo, las usadas por los propios socialistas para nombrar sus grupos internos.

El primer vocablo que un día remoto denotó tales diferencias fue “sector”, y se empezó a usar al final del franquismo. El PSOE constaba de un “sector histórico” (encabezado por Rodolfo Llopis desde el exilio) y de un “sector renovador” (identificado desde el interior con Felipe González). Salió victorioso este último, con la ayuda del poder de seducción de la propia palabra “renovador”.

Pero quien se halla en un sector se halla también en el todo (“un sector de la opinión pública”, “el sector Este de la ciudad”…), y por tanto ahí no cabía inferir mayor quiebra.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Pasó cierto tiempo hasta que los integrantes del partido empezaron a hablar de sus “corrientes”. “La corriente Izquierda Socialista” (formada a finales de los setenta) reunía a militantes y dirigentes críticos respecto de la “corriente felipista”. Pero la metáfora “corriente” no iba más allá de señalar ciertas diferencias de velocidad dentro del mismo río.

El sustantivo “sector” y el adjetivo “renovador” reaparecerían en el partido, ya renovado, para definir a quienes competían con otro grupo llamado también “sector”: el guerrista (afines a Alfonso Guerra). Incluso existió el sector de “los renovadores por la base”.

En algunos de estos casos se citaban también las distintas “familias”, un sustantivo más separador. El “sector” y la “corriente” no se conciben sin el conjunto y sin el cauce, pero la familia sí se concibe por sí misma.

Todos estos términos debieron de parecerles melifluos a algunos comentaristas, que subieron la temperatura al hablar de las “tendencias” en el partido. Lógico: de “tendencia” sale el adjetivo “tendencioso”, que da mucho juego; pero de “corriente” no sale “corrientoso”. Y si saliese, provocaría más risa que miedo. De “sector” deriva “sectorial”, que suena a economía; y de “familia” extraemos el adjetivo difícilmente peyorativo “familiar”.

Así que para paliar eso de las “tendencias”, la máquina oficial de enfriar el ambiente puso en marcha a principios de los noventa el término “sensibilidades”, eufemismo que asumieron incluso los diferentes sensibilizados. Hasta hoy, la locución “distintas sensibilidades dentro del partido” circulaba galana por radio, televisión y prensa.

Ésos son a grandes rasgos los vocablos que se han usado para nombrar las discrepancias en el PSOE. Pero de repente apareció uno que mostraba hasta dónde había llegado la calentura: “bandos”. La palabra (etimológicamente “estandarte de un grupo”; y de ahí el grupo mismo) entró en el castellano con los godos (diccionario de Corominas y Pascual), como tantas otras voces del vocabulario bélico (espuela, espía, tregua…). Y evoca ya los dos lados de una guerra. La sembró Pedro Sánchez, y arraigó entre nosotros. Con ella, el termómetro saltaba por los aires.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Álex Grijelmo
Doctor en Periodismo, y PADE (dirección de empresas) por el IESE. Estuvo vinculado a los equipos directivos de EL PAÍS y Prisa desde 1983 hasta 2022, excepto cuando presidió Efe (2004-2012), etapa en la que creó la Fundéu. Ha publicado una docena de libros sobre lenguaje y comunicación. En 2019 recibió el premio Castilla y León de Humanidades

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_