Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marc Jacobs pide perdón

Tras ser ser acusado de apropiación cultural por haber puesto rastas a sus modelos, el diseñador se disculpa en las redes sociales por su falta de "sensibilidad"

Desfile de Marc Jacobs.
Desfile de Marc Jacobs. AFP

El reciente desfile de Marc Jacobs en la Semana de la Moda de Nueva York sigue dando de qué hablar. Y no de sus diseños precisamente ni de sus modelos, sino de las rastas que lucieron algunas de las tops -entre las que se encontraban Bella y Gigi Hadid, Kendall Jenner, Karlie Kloss, Adriana Lima e Irina Shayk- que pisaron la pasarela. Lo que pretendía ser una especie de tributo a la productora Lana Wachowski terminó convirtiéndose para algunos en una apropiación cultural. O al menos eso aseguran quienes criticaron al diseñador estadounidense por no haber contado con modelos negras en su desfile.

Tras la presentación de su nueva colección, las redes comenzaron a bombardear con mensajes como: "¿Haces llevar a tus modelos rastas pero solo usas dos modelos negras? Venga, hasta luego". Marc Jacobs dice que el look estaba inspirado en la cultura rave, el Londres de los ochenta y las Harajuku girls, pero no mencionó la cultura negra. Según algunos de sus detractores, el hecho de que el creativo incluyera rastras en su desfile era una especie de “apropiación cultural”. El ataque fue tal que a Jacobs no le ha quedado más que pedir disculpas. Pero antes de hacerlo publicó un post en su perfil de Instagram –donde acumula más de 591.000 seguidores- en el que aseguraba que le parecía "gracioso" que las críticas no atacaran a las mujeres negras por alisar su cabello. "No me fijo en el color o la raza. Yo veo personas", añadió. Aunque más tarde eliminó el mensaje.

Karlie Kloss, en el desfile de Marc Jacobs.
Karlie Kloss, en el desfile de Marc Jacobs. GC Images

Un día después decidió disculparse por no haber tomado en serio a sus detractores y por haber herido con sus palabras. Con la frase “He leído todos vuestros comentarios”, con letras blancas en un fondo negro publicada en la red de las fotos el diseñador pidió perdón. “Les agradezco por expresar sus sentimientos. Me disculpo por mi falta de sensibilidad (…) Creo de todo corazón en la libertad de expresión y en la libertad de poder expresarse por medio del arte, la ropa, las palabras, el cabello, la música… Por supuesto que veo el color. PERO YO NO discrimino. ¡ESO ES UN HECHO!”, escribió en el mensaje, que ya alcanza más de 7.900 ‘me gusta’ y más de 2.000 comentarios. Y termina el texto invitando a sus seguidores a seguir expresándose “libremente” en su perfil. Pero eso sí, les pide que lo hagan amablemente. “No se gana nada propagando el odio, los insultos o la intimidación”, sentenció.

Para crear este polémico estilismo Jacobs trabajó de la mano del estilista Guido Palau. Las rastas de colores fueron meticulosamente tejidas de forma artesanal y decoraban las cabezas de las modelos con colores pastel. Palau también aprovechó una entrevista con la web The Cut para aclarar que no se trataba de ningún tipo de apropiación cultural. “Cuando se es creativo te inspiras en todo. No es algo homogéneo. Las culturas se mezclan y eso lo puedes ver en la calle. La gente no viste con una sola idea”, explicó.