Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solange Knowles, víctima de un incidente racista

La cantante, hermana de Beyoncé, explica en un ensayo por qué la gente negra se siente incómoda en "espacios blancos"

La cantante Solange Knowles, durante la Semana de la Moda en Nueva York
La cantante Solange Knowles, durante la Semana de la Moda en Nueva York AFP

El racismo no conoce límites y quienes lo sufren no piensan callar ni aguantar más. Ahora gracias a las redes sociales los ataques xenófobos no pasan desapercibidos. La última en denunciarlo públicamente es Solange Knowles, hermana de Beyoncé.

La cantante es conocida por decir lo que piensa y sobre todo por reivindicar los derechos de los negros y esta vez, además de haber evidenciado en las redes el acoso que sufrió, ha escrito un ensayo en la web Saintheron en la que relata con detalles el incidente. Ella junto a su pareja y el hijo de ambos se encontraba en un concierto de Kraftwerk, en Nueva Orleans cuando fue víctima de un incidente racista. Mientras bailaba unas mujeres blancas le gritaron que se sentara. “Yo les dije que en un concierto la gente suele bailar y ellas me volvieron a gritar ‘que te sientes’. Y como no les hice caso me lanzaron un limón en la espalda”, narra Knowles.

El ensayo va más allá que hacer público el mal sabor de boca que tuvo que vivir. Más bien se trata un escrito en el que trata de explicar por qué “la gente negra se siente incómoda estando en espacios predominantemente blancos”.

La pieza comienza describiendo el tono (como de superioridad) con el que la gente blanca le habla a las personas negras. “Es algo así como cuando le dicen a algún amigo tuyo: ‘chico, pásame mi bolso’ asumiendo que se trata del portero. Es algo así como cuando te dicen: ‘señora, vaya a la otra fila” porque estás haciendo tu registro en primera clase”. Y como estos ejemplos Knowles enumera otros más. El texto continúa con el relato detallado de lo acontecido durante el recital.

“En shock decides compartir tu historia en Twitter. Tus manos tiemblan. Realmente quieres que estas mujeres, de alguna forma, afronten lo que han hecho. Sabes que no podrás hablar con ellas porque ellas no sienten ningún respeto por ti o por tu hijo. Así que esperas que de esta forma –tuitenado- te oigan.

Solange concluye el escrito: “Después de que piensas en todo, sabes que la mayor venganza fue poder levantarme y bailar justo enfrente de ellas con mi pelo balanceándose de izquierda a derecha, con mi hermoso hijo negro y mi marido negro, y nuestro querido amigo Rasheed disfrutando el espectáculo al ritmo de nuestros antepasados bendecidos diciendo: pertenecemos. Pertenecemos. Pertenecemos.”