Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Por ANA ALFAGEME

¿Qué hago si mi gato pasa de su arenero?

La causa más frecuente de abandono de un felino es que orine o defeque en un lugar inapropiado. Nuestra especialista te da claves para resolverlo

¿Qué hago si mi gato pasa de su arenero?

Lo que los veterinarios llamamos "eliminación inapropiada" es la causa más frecuente por la que los dueños abandonan o renuncian a sus gatos. Puede ser un problema complejo de resolver, pero hay que recordar que tu gato no orina ni defeca fuera del arenero por despecho o porque esté enfadado contigo, sino porque sus necesidades físicas, sociales o médicas no se están cumpliendo.

Sea cual sea la causa, el castigo no es la solución. Esto solo hará que el gato tenga miedo y el problema empeorará. Asimismo, los métodos disuasivos, como papel albal, olores como los cítricos o usar una pistola de agua, solo redirigirán el problema a otro sitio y crearán una mayor ansiedad a nuestro gato.

Pero, ¿por qué se hace pis o caca fuera del arenero? Existen cuatro grandes causas:

Médicas: aquí podemos encontrar cualquier dolencia que cause poliuria (aumento del volumen de orina) como puede ser una enfermedad renal, diabetes; disuria (dolor al orinar) como por ejemplo una cistitis; diarrea o estreñimiento, problemas neurológicos, osteoartritis, impedimentos visuales u olfatorios, disfunción cognitiva e hipertiroidismo.

Cistitis idiopática felina: es una enfermedad compleja del tracto urinario inferior del gato (vejiga y uretra) en la que se observa dolor o incomodidad para orinar sin causa aparente. Esta dolencia puede ser obstructiva (el gato no puede orinar) o no obstructiva. El sobrepeso, la falta de actividad, las casas multi-gato, gatos que viven exclusivamente dentro de casa y gatos que padecen cualquier tipo de estrés pueden tener un mayor riesgo de padecer esta enfermedad.

Marcaje: hay cuatro tipos de marcaje y estos incluyen rascado, frotamiento, marcaje con orina y marcaje con heces.

El marcaje con orina se puede observar tanto en machos como en hembras sin castrar. Generalmente, en estos casos, la eliminación de la orina se realiza con el gato en una postura de pie, con la cola erguida y sobre una superficie vertical.

Eliminación asociada a factores ambientales o sociales: los gatos son por naturaleza muy limpios y necesitan lugares adecuados para hacer sus necesidades. Entre los factores externos de la eliminación inapropiada está la convivencia con otros gatos, el tipo de arena, el tipo de bandeja y su localización.

Si tu gato orina posado sobre el borde de la bandeja, no escarba antes ni después de orinar/defecar, sacude sus patitas vigorosamente o sale rápidamente del arenero después de usarlo, puede tener aversión a la arena o al arenero.

Para manejar un problema de eliminación inapropiada en nuestro gato lo primero es descartar que el problema no sea una patología médica ya que en estos casos, la resolución completa del problema conllevará un tratamiento específico por parte del veterinario.

En todos los casos se puede conseguir mejoría de los síntomas adaptando los areneros a las necesidades de nuestros gatos y con ello conseguiremos mejorar las interacciones con otros gatos de la casa, con su entorno y disminuiremos el estrés.

Cómo es el arenero ideal

Uno más. Las viviendas con un solo gato deberían tener dos areneros en dos localizaciones separadas. En casas con varios gatos es recomendable disponer de bandejas adicionales. Como norma general, se recomienda tener una bandeja más que gatos viviendo en la casa pero si esto no se puede cumplir, lo recomendable es por lo menos haya una bandeja por grupo social (gatos que se llevan bien entre ellos).

¿Dónde lo pongo? Debe estar en un lugar tranquilo, lejos de ruidos (electrodomésticos), fuera del paso de otros animales o personas. Además, la zona debe ser de fácil acceso y estar disponible las 24 horas del día. Deberemos evitar colocar la comida y el agua cerca del arenero.

¿Es suficientemente grande?: La mayoría de los areneros comerciales son muy pequeños. El tamaño ideal es de 1,5 veces la longitud de nuestro gato. Aun así, se pueden adaptar a estos areneros más pequeños si se cumplen los demás requisitos.

La bandeja. Debe ser descubierta, sin tapa y sin borde protector.  El perfil o la entrada debe ser bajo para que pueda entrar y salir sin dificultad.

¿Y la arena? Este punto puede ser uno de los mayores problemas ya que en el mercado disponemos de muchas opciones y en la mayoría de los casos, los atributos de las arenas atraen más a los propietarios que a los gatos. Por ejemplo, las arenas aromatizadas o con desodorizantes pueden llamar la atención, pero a los gatos estos olores les resultan muy desagradables. A su vez, no hay ningún sustrato que reduzca la necesidad de una limpieza frecuente y regular del arenero.

Los gatos suelen preferir arenas suaves y finas, sin aromas y aglomerantes. Las arenas aglomerantes tienen la ventaja de que la orina se hace una bola y se puede recoger y desechar, permitiendo así que el arenero esté más limpio y con menos olores.

La profundidad del sustrato debe ser de al menos tres centímetros.  para permitir que los gatos puedan escarbar y tapar sus deposiciones.

El espinoso tema de la limpieza

El arenero se debe limpiar mínimo una vez al día y añadir arena según se necesite. El arenero se debe lavar una vez cada 1-4 semanas según el sustrato que se utilice. Para la limpieza se debe usar agua y jabón, evitando productos químicos fuertes y con amoniaco.

En la mayoría de los casos, este problema se puede resolver siguiendo estas pautas básicas y entendiendo las necesidades de nuestros gatos. En otras ocasiones puede ser debido a problemas médicos y siempre que sea necesario, se debe consultar con un especialista. Pero en ningún caso debemos pensar que nuestro gato orina fuera del arenero por despecho ni porque esté enfadado con nosotros.

MARÍA VIGIL es veterinaria en el centro Nova Clínica, de Boadilla del Monte (Madrid) y Máster en Medicina Felina.