Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chiquillos

No es normal que Beyoncé cuelgue una foto de su hija y reciba más de 14.000 comentarios. Y que muchísimos sean para atacar a machete a una niña

Es poco posible que fuera de las ibéricas fronteras conozcan ese dicho de “quien se acuesta con niños, cagao amanece”. Perdón por el exabrupto, no fui yo quien inventó esta frase de sabios que saben el marrón —a veces literal— que supone arrejuntarse en el colchón con esa criaturica que no para de menearse y sudar cual pollo asado.

Así que Beyoncé, mujer, ¿cómo se te ocurre llevar a la niña a unos premios? Esas fiestas son tardísimo, la gente va muy encopetada (aunque el vestidito de 10.000 euros y la coronita de diamantes no le faltaron a Blue Ivy) y hay una cantidad de fotógrafos que, si te marean a ti, te voy a contar a una cría de cuatro años.

Vale: yo no la habría llevado. Ni usted, ¿verdad? Pero Beyoncé, reina del pop (perdóname, Madonna), libre es de hacerlo. Y de dejar que los fotógrafos hagan justo eso: fotos. Entonces la gente puede comentar, charlar, de lo adorable o no que es su hija. Lo que no es ni medio normal es que la cantante más famosa del mundo (perdóname, Britney) cuelgue una foto el domingo en su Facebook y reciba más de 14.000 comentarios… y que muchísimos sean para atacar a machete ¡a una niña! Hay uno en concreto que dice (en español): “¡Pobre niña! Teniendo a esa mujer como madre y tenía que sacar la cara del papá”. En serio. Tiene 1.400 Me Gusta. ¡1.400! Y es de los más light. Van en la línea de los ataques a los hijos de Adele o Charlize Theron por vestirse de princesas. Estamos hablando de chiquillos que apenas saben leer. ¿Es justo? ¿Lógico? ¿Ha perdido la humanidad el rumbo?

Los niños eran ellos. No nosotros.