_
_
_
_
_

El último escándalo de Gawker

Así fue el auge y la caída del blog de cotilleo que, durante 10 años, relató las intimidades de famosos

El fundador de Gawker Media, Nick Denton, en la corte de Los Ángeles.
El fundador de Gawker Media, Nick Denton, en la corte de Los Ángeles. STEVE NESIUS (AP)

“El cotilleo de hoy son las noticias de mañana”. Así rezan los perfiles en redes sociales de Gawker, el blog de noticias y rumores que el periodista inglés Nick Denton (Hampstead, 1966) fundó en diciembre de 2002 desde su apartamento de Nueva York. Y la frase resume a la perfección la filosofía de un medio que fue concebido para husmear en la vida de celebridades y empresarios del mundo de la comunicación y destapar en exclusiva sus secretos. De tono provocador, burlón y, en ocasiones, grosero, Gawker (buque insignia de Gawker Media, un grupo de comunicación que también gestiona webs como Jezebel, Gizmodo, Deadspin o Kotaku) sentó las bases de una nueva forma de hacer periodismo en Internet. Pero ellos llegaron adonde los demás no se atrevían ni a acercarse. Saltándose todos los límites.

Más información
Hulk Hogan gana a una web que difundió un vídeo íntimo suyo
Univisión compra el grupo de webs Gawker por 120 millones
La web de famosos Gawker se declara en bancarrota tras perder una demanda contra Hulk Hogan

Hoy es Denton quien protagoniza la que podría ser una de sus exclusivas: tanto él como su empresa se han declarado en bancarrota. La decisión parecía su única salida después de que un tribunal de Florida les condenase a indemnizar con 124 millones de euros al luchador Hulk Hogan (cuyo verdadero nombre es Terry G. Bollea) por un delito de violación de intimidad. En 2012 Gawker difundió un vídeo de Hogan practicando sexo con la esposa de un amigo suyo. Un juez les instó a retirar la grabación, pero Denton replicó sencillamente: “No pienso hacerlo”.

El pasado miércoles, la cadena hispana Univisión adquirió en una subasta Gawker Media por 119,8 millones de euros, superando así la oferta del editor Ziff Davis, quien también se había interesado en el grupo de portales de Internet. La operación les permitirá seguir operando con relativa normalidad y ganar tiempo y recursos para apelar la sentencia.

La historia aún esconde otro giro de guion todavía más rocambolesco. En mayo, el empresario Peter Thiel, cofundador de PayPal y uno de los primeros inversores de Facebook, admitió en una entrevista con The New York Times haber financiado en la sombra el pleito de Hogan contra Gawker. Es más, se estima que ha destinado unos 9 millones de euros a promover distintos pleitos contra la web. ¿El motivo? El más viejo del mundo: la venganza. En 2007, Valleywag, un blog extinto sobre chismorreos de Silicon Valley, publicó una entrada titulada "Peter Thiel es totalmente gay, amigos". Y Thiel, que además es delegado de Donald Trump en las próximas elecciones americanas, aún no se lo ha perdonado. Aunque él lo explica en otros términos. "No es tanto venganza como disuasión", asegura. "Gawker arruina la vida de las personas sin motivo".

El luchador Hulk Hogan durante el juicio contra Gawker.
El luchador Hulk Hogan durante el juicio contra Gawker.REUTERS / Cordon Press

Thiel no es el único hombre influyente que ha salido del armario gracias al 'empujoncito' de Gawker. Años atrás, fueron los primeros sugerir que Tim Cook, actual CEO de Apple, era homosexual. Con la Primera Enmienda (que garantiza la libertad de expresión) como argumento, en sus 14 años de vida Gawker Media ha destapado escándalos sexuales (el año pasado publicó, y luego retiró, uno de los más polémicos, sobre un ejecutivo de comunicación casado que intentó contratar los servicios de un escort gay) y políticos (la web llegó a organizar un crowdfunding para comprar un vídeo del exalcalde de Toronto fumando crack). Le ha seguido el juego al espionaje industrial (hizo público el prototipo del iPhone 4 después de que un empleado se lo dejara en un bar) y a los hackers (mostró capturas de los emails de Sarah Palin, cuya cuenta había sido interceptada). Incluso creó una web de avistamiento de famosos, muy criticada por facilitarle el trabajo a los acosadores.

Denton, licenciado en Oxford y casado con el actor Derrence Washington, encontró en Internet el medio en el que hacer posible el periodismo, radical e independiente, en el que creía. Y durante más de 10 años su fórmula funcionó; en 2015 Gawker tenía 23 millones de visitas al mes, y en su punto álgido llegó a estar valorada en 220 millones de euros. Pero parece que ha encontrado en Thiel a la horma de su zapato.

El congresista republicano por Nueva York Christopher Lee en la página web gawker.com donde aparece semidesnudo.
El congresista republicano por Nueva York Christopher Lee en la página web gawker.com donde aparece semidesnudo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_