Selecciona Edición
Iniciar sesión

Hulk Hogan gana a una web que difundió un vídeo íntimo suyo

Un jurado de Florida ha fallado a favor del exluchador y le concede una indemnización por 115 millones de dólares

Hulk Hogan, durante el juicio celebrado en Florida. AP

Un jurado de Florida falló a favor del exluchador profesional Hulk Hogan y le concedió una indemnización por 115 millones de dólares (102 millones de euros) en su demanda contra la página web Gawker Media por la difusión de un vídeo en el que aparece teniendo relaciones sexuales con la esposa del que era su mejor amigo. El jurado llegó a esta decisión la noche del viernes, tras seis horas de deliberación.

Nick Denton, fundador de Gawker, a la salida del tribunal de la Florida. AP

El vídeo fue grabado en 2007, es una toma en blanco y negro y con escasa nitidez. La captura permaneció en privado hasta que en 2012 el portal web, Gawker.com lo colgó en la red durante seis meses hasta que se les pidió que lo retiraran. El vídeo íntimo mostraba a Hogan manteniendo relaciones sexuales con Heather Clem, que en ese entonces era la esposa del DJ Bubba Clem, uno de los mejores amigos del luchador. En su denuncia Hogan aseguró que Clem le había incitado a tener relaciones sexuales con su esposa, pero que nunca le dijo que estaba siendo grabado por una cámara de seguridad. Mientras que Heather Clem afirmó que su expareja fue el de la idea de grabar la escena y que además estuvo presente durante el acto. En un inicio el DJ testificó que su amigo sabía que estaba siendo grabado, aunque más tarde decidió cambiar su declaración y no comparecer en el juicio.

Hulk Hogan, en una foto de archivo de 2007. AFP

Durante los seis meses que el vídeo, que dura un minuto y 40 segundos, estuvo colgado en la Red alcanzó más de 5 millones de visitas.

En el juicio, que empezó hace tres semanas, Hogan argumentó que él representa a dos personas diferentes. Una, la que es en la vida privada, Terry Bollea, que es su nombre verdadero, y otra el personaje al que da vida, Hulk Hogan. Sus abogados insistieron durante todo el proceso que ese vídeo formaba parte de la vida privada de Bollea, y que además el exluchador nunca aprobó la grabación ni la publicación del vídeo por lo tanto esto fue una violación de su intimidad.

Al finalizar el juicio los abogados de Hulk Hogan aseguraron que esta batalla no era “solo su victoria, sino la de todas aquellas víctimas del periodismo amarillista”. Pues como afirmaron, la página web lo único que pretendía con la difusión era atraer pinchazos de los usuarios y con ello generar más ingresos. Por su parte, los defensores de Gawker.com se acogieron a la Primera Enmienda de la Constitución de EE UU, que protege la libertad de expresión, al tiempo que indicaron que el propio Hogan había acudido a programas de televisión a hablar del asunto.