Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pipe (Froilán) se ha hecho mayor

El primer nieto de los Reyes eméritos cumple los 18. Tras dos años en un colegio militar, su carácter se ha suavizado

La infanta Elena, con su hijo Felipe.
La infanta Elena, con su hijo Felipe. CORDON PRESS

No le gusta que le llamen Froilán aunque popularmente se le conozca así. La familia se refiere a él como Pipe. Su madre quiso llevara el nombre del entonces príncipe de Asturias. Felipe Juan Froilán de Todos los Santos, el primer nieto de los Reyes eméritos y el primer hijo de Elena de Borbón y Jaime de Marichalar, cumple este domingo 18 años y alcanza la mayoría de edad. Su transformación física en los últimos meses ha sido notable como también el cambio experimentado en su carácter, ahora mucho más tranquilo que años atrás cuando protagonizó varios incidentes como el día en que se disparó en el pie con una escopeta de caza o cuando amenazó a uno de sus primos Urdangarin con un cubierto.

Pipe comenzó a cambiar cuando su madre decidió que se marchara a estudiar a un colegio con disciplina militar en Florida. No había manera de que el joven, que entonces tenía 16 años, entrara en razón. La Infanta contó con el respaldo de los Reyes eméritos. Don Juan Carlos es de hecho quien paga los estudios de su nieto mayor. En Estados Unidos el joven se ha hecho mayor y ha encontrado la calma que su familia ansiaba para él.

Felicitación institucional de Navidad de 2005 de los entonces duques de Lugo junto a sus dos hijos, Froilán y Victoria Federica. ampliar foto
Felicitación institucional de Navidad de 2005 de los entonces duques de Lugo junto a sus dos hijos, Froilán y Victoria Federica.

El divorcio de sus padres hizo mella en Pipe. Su carácter siempre fue algo revoltoso pero cuando doña Elena y Jaime de Marichalar decidieron cesar en su convivencia, en 2007, todo empeoró. Cuentan personas de su círculo que el chaval pasaba de la férrea educación impuesta por la Infanta a la permisividad de su padre que relajaba la disciplina cuando tenía a sus dos hijos a su cargo. La rebeldía afectó también a sus estudios. Doña Sofía ha contado que durante una época ella personalmente se ocupaba de su nieto. Se compró los libros de texto que usaban en el colegio y le ayudaba a hacer los deberes. Todo con poco éxito.

El carácter de Pipe se hizo más indomable cuando descubrió el poder de la prensa, a los fotógrafos que le pillaban haciendo travesuras, las publicaban y provocaban el enfado de su familia. Para el recuerdo queda esa imagen de Pipe siendo un crío en la boda de los ahora Reyes emprendiéndola a patadas con otros niños en la catedral de la Almudena durante la ceremonia religiosa. Un momento que fue captado en directo por las cámaras de televisión y retransmitido a medio mundo. O esa foto captada por un paparazi de él hablando por su móvil desde un balcón del Palacio Real el día en que su tío se convirtió en Felipe VI. Como las noticias de sus fiestas en la Joy Eslava de Madrid en las que él era el organizador.

El hijo de la infanta Elena se parece más a ella. Es más Borbón que Marichalar en la forma de ser y en los gustos. De su madre ha heredado, por ejemplo, su afición por los toros. Físicamente es una mezcla de los dos. Cuando nació, el entonces duque de Lugo pronunció una frase que ya ha quedado para la historia: “El pobre es igual a su madre”. Comentario que luego intentó matizar con escaso éxito. Pero ahora que se ha hecho mayor, Pipe recuerda cada vez más a su padre.

Felipe Juan Froilán Marichalar, en una ventana del palacio Real, tras la ceremonia de proclamación del rey Felipe VI. ampliar foto
Felipe Juan Froilán Marichalar, en una ventana del palacio Real, tras la ceremonia de proclamación del rey Felipe VI.

Su reaparición en Madrid tras terminar su segundo año de estudios en Florida fue en junio en Las Ventas, en una tarde de toros con su madre y su abuelo don Juan Carlos. Ese día se presentó todo formal a la cita, vestido con chaqueta y corbata. Pipe y su hermana Victoria son los nietos que más trato tienen con el Rey emérito, los que más tiempo pasan con él y, por tanto, sus favoritos. Comparten aficiones. Además de ir a los toros, les gusta ir juntos al campo los fines de semana y compartir una buena mesa. A todo ello también ha contribuido que doña Elena es la hija que más relación tiene con su padre aunque también se lleva muy bien con su madre. Desde que don Juan Carlos abandonó la Jefatura del Estado pasan mucho tiempo juntos.

Elena se ha convertido en uno de los personajes más populares y queridos de la familia del Rey. Ya no forma parte del núcleo duro de La Zarzuela, pero de vez en cuando se la reclama para algún acto. Desde que se separó vive con sus hijos en un piso en una zona de clase media de Madrid, trabaja en Mapfre y ha recuperado sus amistades de toda la vida, en especial sus conocidos del mundo de la hípica. Además, en los tiempos convulsos que ha vivido la Familia Real recientemente por la implicación de su hermana Cristina y de su cuñado Iñaki Urdangarin en el caso Nóos, ha sabido mantenerse en un segundo plano. Elena de Borbón solo tenía una espinita: su hijo Pipe. Ahora está más tranquila.

Primera foto oficial de Felipe, en brazos de su madre, con su padre y sus abuelos.
Primera foto oficial de Felipe, en brazos de su madre, con su padre y sus abuelos. EFE

Todo está preparado para que el joven regrese a EE UU cuando empiecen las clases. Allí buscará de nuevo el anonimato. Vivir en España cada vez se le va a hacer más complicado. Ahora que cumple 18 años el 17 de julio, y con ellos alcanza la mayoría de edad, los paparazis tienen vía libre para seguir sus pasos y el palacio de La Zarzuela menos posibilidades de proteger su intimidad. Pronto llegarán noticias de su primera novia, de su idas y venidas. Todo indica que la prensa social ha elegido a Felipe (Froilán) como uno de sus favoritos por su personalidad, más que porque ocupe el cuarto lugar en la línea de sucesión al trono.

Más información