Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francisco continúa su revolución de la normalidad

Una periodista española es la primera mujer que hará de portavoz de un Papa

El Papa Francisco durante un encuentro celebrado este mes en el Vaticano con un grupo de peregrinos de Lyon.
El Papa Francisco durante un encuentro celebrado este mes en el Vaticano con un grupo de peregrinos de Lyon. EFE

Al papa Francisco no le abandonan los focos. Tres años y cuatro meses después de ser elegido para dirigir una Iglesia conmocionada por la renuncia de Benedicto XVI —“las aguas bajaban agitadas y Dios parecía dormido”—, cada decisión de Jorge Mario Bergoglio es seguida y analizada por los medios de comunicación de todo el mundo en un intento de averiguar si “la revolución de Francisco” es tal o solamente un lavado de cara. Se trata, casi siempre, de un ejercicio que conduce a la melancolía: para el núcleo duro, cualquier cambio es una traición; para el otro extremo —incluidos los que nunca comulgarán con la fe católica—, nada será suficiente.

El revuelo provocado por el nombramiento de una mujer como viceportavoz del Papa demuestra que en el Vaticano, regido aún por viejos códigos de cuotas y favores, la verdadera revolución es la de la normalidad. La jubilación de Federico Lombardi, un jesuita sabio y entrañable, ha permitido a Bergoglio afrontar el relevo como lo haría cualquier jefe de una gran compañía para la que la comunicación es vital. Francisco se ha tomado su tiempo hasta lograr cuadrar el círculo. Por una parte, ha elegido a quienes considera que pueden transmitir mejor su mensaje, el periodista estadounidense Greg Burke, de 56 años y miembro del Opus Dei, y la española Paloma García Ovejero, de 40 y hasta ahora corresponsal de la Cope en Roma.

Por otra parte, Bergoglio ha querido que la propia elección se convierta en un mensaje: desea un Vaticano menos italianizado, con más laicos y más mujeres. Ya lo advirtió en julio de 2013, durante su comparecencia ante los periodistas en el vuelo de regreso de Río de Janeiro: “No nos podemos limitar a las mujeres monaguillo, a la presidenta de Cáritas, a la catequista. Tiene que haber algo más. Hay que hacer una profunda teología de la mujer”.

Paloma García Ovejero es la primera mujer portavoz de un Papa. Lo extraño no es que sea una mujer. Lo extraño es que sea la primera.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.