Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Taxistas que saben hasta chino

Una iniciativa pretende formar a los conductores en los principales términos y la cultura no verbal del país asiático para acoger de manera más cercana a estos turistas extranjeros

El profesor Jungru Bai imparte clases a los taxistas, en Madrid.

Unos diez taxistas asisten atentos, pacientes y con cara de curiosidad las clases de Jingru Bai, profesor de cultura e idioma chinos. "Nǐ hǎo" ("hola" en castellano) es la palabra que mejor han aprendido. Una palabra que les servirá para recibir a los turistas del país asiático de una manera más cálida y cercana. Pero no solo aprenden nuevos vocablos, sino también los gestos y la forma de comunicación no verbal que estos ciudadanos suelen utilizar, como evitar el contacto físico o no mirarles directamente a los ojos. En 2015, 110.000 turistas chinos visitaron Madrid —un 41% más que el año anterior, unos 400.000 en toda España, según la empresa Chinese Friendly International.

Este incremento en el número de turistas chinos durante los últimos años ha llevado a la empresa MyTaxi a ofrecer lecciones de protocolo e idioma a sus taxistas, que han acogido con ganas el proyecto. "Quiero hacerles más agradable el trato, por eso he venido hoy a clase, ya que hay veces que no sabes muy bien cómo interactuar con ellos", manifiesta Agustín Muñoz, conductor de 53 años, que este lunes ha asistido a su primera lección.

Además de la clase presencial de una hora, a la que los conductores de la plataforma asisten de forma voluntaria y en la que aprenden nociones de historia, cultura y lenguaje chinos, los taxistas podrán continuar con una formación online de 15 sesiones para perfeccionar el idioma. "La iniciativa pretende dar un trato mucho más personalizado a los turistas asiáticos", explica Antonio Cantalapiedra, CEO de MyTaxi en España y Portugal.

"He aprendido cosas totalmente nuevas de las que no tenía ni idea, como los números, que se cuentan del uno al 10 con los dedos de una mano", subraya Germán Peña, taxista de 52 años, que durante la clases no paraba de sacar fotos con el teléfono a las diapositivas explicativas. "He cogido apuntes con el móvil para tener luego un recordatorio en casa", añade. Su profesor, Jingru Bai, recalca la necesidad de saber bien los números para poder comunicar el importe del viaje. Mientras Bai explica, las caras de los taxistas muestran sorpresa ante algunos datos que desconocían, como el hecho de que nunca digan "cuatro" porque se pronuncia igual que "muerte".

La iniciativa comenzó el año pasado y también se ha reproducido en otras ciudades como Sevilla o Barcelona, aunque este lunes era la primera sesión de este verano en Madrid, pero que continuará impartiéndose en las próximas semanas. Entre los nuevos alumnos se ha colado Esteban López, de 53 años, un estudiante aventajado. Él ya ha probado la formación y ha aplicado sus conocimientos en el trabajo diario. Utiliza sobre todo palabras en chino para saludar o despedir a sus viajeros. "Ellos se sienten más cómodos. No hago gestos que les puedan parecer obscenos o no les gusten. Simplemente, les hace más gracia", subraya.

Turistas que gastan más dinero de media

Los turistas chinos invierten unos 1.800 euros durante sus visitas a España, unos 140 euros más al día que el resto de viajeros, según la asociación Chinese Friendly International.

En Madrid suelen ir a los museos más importantes (el Prado, el Reina Sofía y el Thyssen), así como a monumentos emblemáticos, como el Palacio Real. También son asiduos a las tiendas de lujo de la Milla de Oro. Quienes utilizan el taxi son, sobre todo, los "viajeros experimentados" que vienen a España por segunda vez.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información