Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así funciona la primera clínica de transexuales de Asia

La clínica Tangerine, en Tailandia, ofrece servicios completos para clientes transgénero incluido el asesoramiento psicosocial, las vacunas y el tratamiento hormonal

Kanattsanan ‘Mukk’ Dokput, en una conferencia sobre el transgenero, en el hotel Novotel Ploenchit de Bangkok.
Kanattsanan ‘Mukk’ Dokput, en una conferencia sobre el transgenero, en el hotel Novotel Ploenchit de Bangkok.

Kanattsanan Mukk Dokput tenía 27 años cuando se inyectó por primera vez testosterona del mercado negro en su muslo. Eligió una dosis recomendada por los veteranos de la terapia hormonal casera. La aguja era demasiado corta para llegar al músculo; todo su muslo se hinchó dolorosamente. Esa primera inyección se produjo después de una obsesión de nueve años provocada por un documental sobre la cirugía de reasignación de sexo. "Eso es lo que voy a hacer", se dijo a sí mismo cuando terminó el programa.

La madre de Mukk fue la primera en enterarse de su plan. "¿No podrías ser sólo un marimacho?", preguntó ella, usando la etiqueta para las mujeres que adoptan una apariencia masculina. Sí, respondió Mukk: "Pero no seré feliz el resto de mi vida." Mukk nació mujer pero mostró tendencias masculinas desde una edad temprana. Su madre tuvo que correr por toda la casa para ponerle la falda que usaban las niñas en la guardería. Lloró durante todo el día hasta que pudo quitársela. Siguieron muchas más inyecciones.

Durante el primer año, Mukk sufrió con la mecánica para inyectarse hormonas masculinas en su cuerpo. En el segundo, tercer y cuarto, se había convertido en un experto. Pero a veces, su tratamiento auto administrado lo dejó mareado, entre otros efectos secundarios. A finales del año pasado, comenzó a sufrir de fatiga crónica. Mientras que el mundo se está poniendo al día en el conocimiento de todo el espectro de género y la identidad sexual, la atención aquí y en otras partes de Tailandia permanece centrada en las mujeres transexuales. Hay una amplia base de conocimientos y comunidades que apoyan a las mujeres trans, que en Tailandia a menudo comienzan el tratamiento hormonal en el inicio de la pubertad. Hay poca conciencia sobre hombres trans, que conservan todas las necesidades médicas de las mujeres y, a menudo ponen en peligro su salud por intentar conseguir solos su plena identidad.

Eso cambió a finales del año pasado con la apertura de la primera clínica de salud transgénero de Tailandia y de toda Asia. En el Centro de Salud Comunitario de Tangerine, un médico diagnosticó a Mukk que su hígado había sido devastado durante años por sobredosis de testosterona, duplicando los niveles normales de cualquier hombre Tangerine ofrece servicios completos para los clientes transgénero incluido el asesoramiento psicosocial, las vacunas, el tratamiento hormonal, las pruebas de Papanicolaou y de ETS. Como aprendió Mukk, las sobredosis de hormonas son comunes entre los hombres trans, que a veces se exceden en un deseo de "hombría".

"La administración de testosterona se ha propagado de boca en boca de un hombre trans a otro. Ha habido una gran cantidad de sobredosis de hormonas que pueden causar problemas de la función hepática, niveles altos de grasa en sangre y diabetes a largo plazo ", dice Nittaya. El médico jefe de la clínica dice que no tenían conocimiento de la demanda de servicios de los hombres transgénero hasta que abrieron la clínica, encontrando transexuales de mujer a hombre en la parte delantera de la fila. "No esperábamos que tuviéramos esa cantidad de hombres trans que acudieron a nosotros", dice Nittaya Phanuphak Pungpapong, que también dirige los esfuerzos de prevención del SIDA para la Cruz Roja Tailandesa. "Esto demuestra que no pudieron encontrar ningún servicio como ese antes, como si hubieran estado esperando que esto suceda durante mucho tiempo."

Una cuarta parte de sus aproximadamente 200 clientes son hombres. Mientras que los hospitales que ofrecen cirugía de reasignación de sexo son fáciles de encontrar, Nittaya dice que la mayoría no ofrecen la atención de seguimiento disponible en Tangerine, como la terapia hormonal, las pruebas de balances de hormonas, análisis de sangre y pruebas de Papanicolaou. Aunque Tailandia es tolerante con la diversidad de identidad, eso no quiere decir que las actitudes sean progresistas. "En Tailandia, las personas trans tienen un acceso limitado a los servicios sanitarios, ya que han tenido experiencias desagradables con el estigma y la discriminación", dice Nittaya. "Por lo tanto, queremos ser una clínica trans-amigable para eliminar el estigma y la discriminación hacia las personas trans."

Con el pelo muy corto, un mentón con barba, pecho plano y la voz grave, Mukk se parece a cualquier otro hombre de unos 30 años. Hablando con él un rato quizás te confiese que una vez asistió a una escuela sólo para chicas. Mukk se extirpó los pechos cuando comenzó a tomar hormonas. Pero como es probable que tenga siempre los ovarios, la vagina, y las necesidades médicas que vienen con ellos, la situación se vuelve incómoda cuando tiene que sentarse entre docenas de mujeres en la sala de espera del ginecólogo del hospital. No le gusta presentar de su documento de identidad, que lo identifica como mujer. "No siento que sea correcto en absoluto", dice. "Me sentí muy incómodo y avergonzado, y creo que las mujeres que me miraban sentían lo mismo."

Como parte de la primera clínica anónima de Asia, Tangerine está muy comprometida con la sensibilidad. En lugar de gritar los nombres de los pacientes por megafonía, los clientes son llamados por códigos asignados. El precio ha sido otra de las barreras. "Ese es el problema principal por el que muchos hombres trans optan por inyectarse hormonas y comprar en el mercado negro", dice Mukk En Tangerine, una sesión cuesta alrededor de 300 baht (8 dólares), alrededor de un tercio del coste de los hospitales privados. Cianan Russell, de 33 años, expatriado americano que va ahora a Tangerine para recibir tratamiento hormonal, dice que no se necesita mucho tiempo para darse cuenta de que "transgénero" casi siempre se refiere a las mujeres. Russell, un activista que pasó de mujer a hombre en 2001, dice que le costaba encontrar los servicios durante sus tres primeros años en Bangkok. "No encontré ningún lugar donde me sentía cómodo para hacerme un simple análisis de sangre" dice. Sólo ir a un médico que desconozca los temas transgénero puede ser traumático, señala. "Eso hace que la gente simplemente no vaya. Simplemente no lo hacen. O no lo hacen con suficiente frecuencia. Y entonces, de repente, descubres que estás en la etapa 4 del cáncer de cuello de útero, y que no lo sabías... hasta que es demasiado tarde".

Eso hace que clínicas como la de Tangerine sean imprescindibles. "No están haciendo nada más, sólo se trata de asegurar que las personas trans consigan una atención eficaz y respetuosa", dice. Financiado por USAID y operado por la Cruz Roja Tailandesa, la clínica de Tangerine cuenta con socios en varias organizaciones LGBT locales y regionales, como Hermanas, la Red Transgénero de Asia-Pacífico y la Alianza de Transexuales Tailandeses.