Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Voté a Podemos y... ¡Oh dios mío! Lo volveré a hacer

Camino con la sonrisa del que no tiene un pensamiento crítico y soy propenso, por lo tanto, a tomar malas decisiones

Joaquín Reyes (disfrazado, a la izquierda) y Pablo Iglesias, durante la grabación del programa de Cuatro 'Feis tu feis'.
Joaquín Reyes (disfrazado, a la izquierda) y Pablo Iglesias, durante la grabación del programa de Cuatro 'Feis tu feis'.

Soy una persona ingenua, fácilmente manipulable, que se deja seducir por cantos de sirena y a la que se la suelen meter doblada. No me entero de la misa la media, como suele decirse, camino hacia el futuro con la sonrisa del que no tiene un pensamiento crítico y soy propenso, por lo tanto, a tomar malas decisiones (me viene de familia, mi padre, por ejemplo, se decantó por el Vídeo 2000). En resumidas cuentas: que soy tontísimo, que no tengo remedio y que por lo tanto volveré a votar a Podemos, o mejor dicho, a Pablo Iglesias (porque los podemitas somos muy personalistas y practicamos el culto al líder todos los días). Y mira que son muchos los próceres (y me refiero a los de izquierdas) que me advierten de los riesgos, no será que no me lo repiten desde diversas tribunas: (sobre Pablo Iglesias) “su aportación parlamentaria ha sido el postureo, los malos modos en la Cámara y la más banal retórica”, (sobre Podemos) “...son gente dispuesta a lo que sea con tal de conseguir el poder”, (otra vez sobre Pablo) “...es caudillista, megalomaníaco, demagógico y taimado”.

Pero yo hago oídos sordos, sobre todo por lo que he dicho antes, pero también por tozudez, por no apearme del burro y por hacerles rabiar. O sea, que a parte de tonto soy también un frívolo.

Así pues, el 26J voy a ir a votar con una sonrisa, porque si Pablo dice "¡ladra!", yo digo: "¡Guau!".

Y ahora zanjado este tema y para terminar (queridos lectores) quiero compartir con ustedes mi próximo proyecto: voy a comprarme una camisa arlequinada.