Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llevar un flotador y otros trucos para ser el perfecto festivalero

Si este verano vas a ser una de las tres millones de personas que suelen acudir a festivales de música, tenemos unos cuantos consejos para ti. ¿Un avance? No hagas lo de la chica de la foto

Festivales

Frank Sinatra decía que la mejor venganza es el éxito masivo. Razón no le faltaba. El caso es que el bueno de Frank, que también pensaba que el rock and roll tendría una vida estrepitosamente corta (unos cinco años más o menos), debe de estar revolviéndose en la tumba al ver que algo que detestaba tanto lleva triunfando tantas décadas. Debió de pasarlo realmente mal en 1968 con el Festival de la Isla de Wight –cuyos cabezas de cartel fueron Jefferson Airplane– y estar al borde de la embolia un año siguiente cuando cientos de miles de jipis –en contra de la guerra de Vietnam– acudieron al condado de Sullivan, en Nueva York, para disfrutar de tres días de música, amor y experiencias psicotrópicas en el Festival de Woodstock.

Santana, a la derecha, durante su actuación en el Festival de Woodstock de 1969.
Santana, a la derecha, durante su actuación en el Festival de Woodstock de 1969.

Desde entonces, mucho se ha sofisticado el mecanismo de los festivales. Se han convertido en máquinas de hacer dinero, en un reclamo publicitario para marcas y en un imán para el público al que le gusta “fiestear” (como decía Óscar, de Barcelona, en el documental La Ruta del Bakalao) mientras escucha música en directo. Hasta se han publicado libros, como el Manual del perfecto festivalero, con consejos para disfrutar al máximo de un festival.

Los festivales de España con más público

En un informe publicado por Ticketea (plataforma de venta de entradas) se dice que los asistentes a festivales de 2015 se cifraron en más tres millones; dato que casa con el resultado publicado por la Asociación de Promotores Musicales (APM) en su séptimo anuario. Recordemos que sigue vigente el 21% de IVA; una cifra que sitúa a España en el segundo puesto en la tabla de IVA cultural europeo por detrás de Grecia, que tiene un 23%. A pesar de que el Gobierno sigue sin bajarse de la burra con el tema del IVA, en el mismo informe de APM se dan más cifras que oxigenan el ánimo y la cartera. Gracias a los eventos de música en directo la facturación de 2015 creció 12, 12%, un 2,36% más que en 2014.

Asistentes al Festival Primavera Sound (Barcelona).
Asistentes al Festival Primavera Sound (Barcelona).

El Arenal Sound, celebrado en Burriana (Castellón), fue la cita de música en directo que más público tuvo con 260.000 asistentes; su duración es de seis días y el precio de su abono más caro con acampada es de 80 euros. En el cuarto puesto está Primavera Sound, la cita barcelonesa que se celebra de 1 al 5 de junio tuvo 175.000 asistentes y el precio de su abono es de 195 euros. Coinciden en asistentes, 120.000 personas, el BBK Live (Bilbao) y el Sónar (Barcelona). Cierra la lista con 70.000 asistentes, el LOW: celebrado en Benidorm (Alicante) con 70.000 personas.

Cómo ser el perfecto festivalero

Cada año, el Primavera Sound se convierte en el Consulado de lo 'hipster'. Se llevan las barbas para ellos y el carmín rojo para ellas. Los hombres más precavidos llevan gorro. Las mujeres más atrevidas llevan flequillo (arriesgándose a que se les encrespe con la lluvia). Ambos, llevan una rebeca por si refresca porque el tiempo es muy puñetero.
Cada año, el Primavera Sound se convierte en el Consulado de lo 'hipster'. Se llevan las barbas para ellos y el carmín rojo para ellas. Los hombres más precavidos llevan gorro. Las mujeres más atrevidas llevan flequillo (arriesgándose a que se les encrespe con la lluvia). Ambos, llevan una rebeca por si refresca porque el tiempo es muy puñetero.

Ahora que ya sabes cómo está el patio en términos de cifras, vamos a hacer un repaso por la clase de público que asiste a los festivales. Del hipster al jipi, pasando por el perroflauta o el clubber todas las tribus urbanas necesitan acordarse de unas reglas básicas cada vez que vayan a un festival. Comencemos haciendo una pequeña clasificación.

Hay tres tipos de público: están los que se arrancan la pulsera al volver a cada edición –demostrando pocos escrúpulos y nada de sentimentalismo– y los que se la dejan puesta todo el año (confiando en que no huela a perro mojado al sudar o después de ducharse) como motivación para regresar la edición siguiente. En la tercera categoría están los acumuladores; son esos individuos que amontonan pulseras de distintos festivales y ediciones en su muñeca hasta que pierden el color y se desintegran.

Seas el público que seas, el Manual del perfecto festivalero 2016,  de Gerardo Cartón y Jorge Obón, puede ser tu tabla de salvación a la hora de acudir a un festival. El futuro libro, que se está financiando a través de la plataforma Verkami, es la continuacuón del Manual del perfecto festivalero, publicado el año pasado, y cuenta con ilustraciones de Joaquín Reyes. A continuación, te recordamos 10 cosas que, según este práctico manual, deberías tener en cuenta en todo festival.

Aquí va el decálogo:

1. Coger un buen sitio en los conciertos de los cabezas de cartel, llegando una hora antes para verlos y oírlos como está mandado.

2. Llevar crema solar en cualquier momento y en cualquier lugar.

3. No subirse encima de los hombros del vecino. Siempre hay gente detrás a la que estarás molestando.

4. No utilizar las redes sociales hasta el día después. Vive el presente y disfruta del momento.

5. Llevar el kit compuesto de: una camiseta de repuesto, desodorante y cepillo/pasta de dientes. No abultan nada y estarás siempre arreglado/a y fresquísimo/a.

6. Dormir al menos cinco horas y comer por lo menos una vez cada día de festival.

7. Llevar un flotador. Para sentarse de vez en cuando va de lujo y deshinchado apenas ocupa espacio.

8. No sacrificar el festival por el ligoteo. Cada festival es único e irrepetible, y los "rollitos de festi” cada vez se parecen y se repiten más.

9. No obsesionarse con ver a todos los grupos que uno desearía ver. Es sencillamente imposible. Es mejor concentrarse en los realmente imprescindibles y disfrutarlos de principio a fin.

10. Disfrutar, sonreír, compartir y contribuir a que los festivales sigan siendo la mejor muestra de comportamiento social que hay sobre la faz de la tierra.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información