Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Islamofobia

Esta mañana un hombre musulmán se sentó frente a mí en el transporte público. No pude evitar que llegaran a mi mente imágenes de la matanza de Charlie Hebdoen París, a comienzos de año. Y cometí el error de pensar que él podía ser uno de ellos, de los que aquella noche acabaron con la vida de tanta gente, en nombre de alguien a quien no representan.

Justo cuando he sido consciente de lo que estaba pensando he retrocedido, avergonzado, porque aquel hombre que tenía enfrente podría ser también perfectamente el nuevo alcalde de Londres.

No dejemos que la islamofobia nos impida ver con nitidez el mundo. Sigamos el ejemplo de los londinenses, que una vez más nos han dado una lección.— Juan Sánchez Cano. Madrid.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.