Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así es el frigorífico de algunas familias venezolanas

Según un reciente estudio, el 87% de los venezolanos dice que sus ingresos no llegan para satisfacer sus necesidades alimentarias

  • La combinación de los elevados precios y la crónica escasez de productos en Venezuela ha dificultado que muchos ciudadanos tengan comida en sus mesas de forma regular y lleven una dieta equilibrada. Yaneidi Guzmán, junto a sus hijas, Esneidy Ramírez, Steffany Pérez y Fabiana Pérez. "Ahora comer es un lujo, antes, podíamos ganar algo de dinero y comprar ropa o algo. Ahora se va todo a la comida", se queja la madre.
    1La combinación de los elevados precios y la crónica escasez de productos en Venezuela ha dificultado que muchos ciudadanos tengan comida en sus mesas de forma regular y lleven una dieta equilibrada. Yaneidi Guzmán, junto a sus hijas, Esneidy Ramírez, Steffany Pérez y Fabiana Pérez. "Ahora comer es un lujo, antes, podíamos ganar algo de dinero y comprar ropa o algo. Ahora se va todo a la comida", se queja la madre. REUTERS
  • En medio de una severa recesión y una economía disfuncional, las familias más pobres dicen que, a veces, se saltan comidas y dependen de la comida de almidón. Las dos imágenes muestran, arriba, a Ricardo Méndez (segundo por la izquierda) junto a sus parientes y, abajo, la comida que tienen en su casa, en Caracas. "Somos una familia grande y cada vez se nos hace más difícil comer", lamenta Méndez.
    2En medio de una severa recesión y una economía disfuncional, las familias más pobres dicen que, a veces, se saltan comidas y dependen de la comida de almidón. Las dos imágenes muestran, arriba, a Ricardo Méndez (segundo por la izquierda) junto a sus parientes y, abajo, la comida que tienen en su casa, en Caracas. "Somos una familia grande y cada vez se nos hace más difícil comer", lamenta Méndez. REUTERS
  • Arriba, una familia de Caracas y, abajo, la comida que tienen en su hogar. "Tengo que salir de casa a las cinco de la mañana, con el riesgo de que me maten, para guardar cola todo el día y comprar solo dos o tres productos", dice uno de sus miembros.
    3Arriba, una familia de Caracas y, abajo, la comida que tienen en su hogar. "Tengo que salir de casa a las cinco de la mañana, con el riesgo de que me maten, para guardar cola todo el día y comprar solo dos o tres productos", dice uno de sus miembros. REUTERS
  • Duglas Sánchez, en su casa, en Caracas. "Estamos comiendo mal, no comemos de forma equilibrada. Si almorzamos, no cenamos y, si cenamos, no desayunamos", lamenta.
    4Duglas Sánchez, en su casa, en Caracas. "Estamos comiendo mal, no comemos de forma equilibrada. Si almorzamos, no cenamos y, si cenamos, no desayunamos", lamenta. REUTERS
  • Mirella Rivero y su hijo José (arriba) y los alimentos de su hogar (abajo). "Desayuno o una arepa o un tamal para poder comer, al menos, dos veces al día", dice Rivero.
    5Mirella Rivero y su hijo José (arriba) y los alimentos de su hogar (abajo). "Desayuno o una arepa o un tamal para poder comer, al menos, dos veces al día", dice Rivero. REUTERS
  • Antonio Márquez y su mujer, María. "Estamos comiendo menos, porque nos hemos apretado el cinturón. Antes teníamos la nevera llena", dice Márquez.
    6Antonio Márquez y su mujer, María. "Estamos comiendo menos, porque nos hemos apretado el cinturón. Antes teníamos la nevera llena", dice Márquez. REUTERS
  • Ciliberto Páez y su mujer, Consuelo Machado. "Antes, podías comprar cualquier cosa que necesitaras en el momento, ahora solo puedes comprar lo que te venden", alerta Páez.
    7Ciliberto Páez y su mujer, Consuelo Machado. "Antes, podías comprar cualquier cosa que necesitaras en el momento, ahora solo puedes comprar lo que te venden", alerta Páez. REUTERS
  • Alida González (la segunda por la derecha) junto a sus familiares (izquierda a derecha: Manuel García, Jesús García, Maira Hernández y Nixon Urbano). "Con el dinero que antes gastábamos en desayuno, almuerzo y cena, ahora solo podemos comprar el desayuno. Y ni siquiera es muy bueno", explica González.
    8Alida González (la segunda por la derecha) junto a sus familiares (izquierda a derecha: Manuel García, Jesús García, Maira Hernández y Nixon Urbano). "Con el dinero que antes gastábamos en desayuno, almuerzo y cena, ahora solo podemos comprar el desayuno. Y ni siquiera es muy bueno", explica González. REUTERS
  • Yunni Pérez (derecha) junto a sus familiares (de izquierda a derecha: Carlos Acosta, Adrián González, Luis Oliveros, Luis Oliveros hijo y Héctor Acosta). Abajo, la comida que tienen en su casa.
    9Yunni Pérez (derecha) junto a sus familiares (de izquierda a derecha: Carlos Acosta, Adrián González, Luis Oliveros, Luis Oliveros hijo y Héctor Acosta). Abajo, la comida que tienen en su casa. REUTERS
  • Francisca Landaeta (derecha) posa junto a sus familiares (de izquierda a derecha: Luisa Gómez, Gabriel Castillo, Kerlin Garrido y Anthony Arias). "Hoy comemos, pero no sabemos si comeremos mañana. Estamos mal, yo nunca pensé que se llegaría a esto", dice Landaeta.
    10Francisca Landaeta (derecha) posa junto a sus familiares (de izquierda a derecha: Luisa Gómez, Gabriel Castillo, Kerlin Garrido y Anthony Arias). "Hoy comemos, pero no sabemos si comeremos mañana. Estamos mal, yo nunca pensé que se llegaría a esto", dice Landaeta. REUTERS
  • Mario Bedoya y su mujer, Carmen. Abajo, la comida de que disponen en casa.
    11Mario Bedoya y su mujer, Carmen. Abajo, la comida de que disponen en casa. REUTERS
  • Rómulo Bonalde y su mujer, María. "Antes podíamos comprar comida para 15 días, ahora solo podemos cubrir las necesidades diarias".
    12Rómulo Bonalde y su mujer, María. "Antes podíamos comprar comida para 15 días, ahora solo podemos cubrir las necesidades diarias". REUTERS
  • "Llevamos como 15 días comiendo pan con queso o arepa con queso. Estamos comiendo peor que antes, porque no podemos encontrar comida y, la que encontramos, no nos la podemos permitir", lamenta esta familia de Caracas.
    13"Llevamos como 15 días comiendo pan con queso o arepa con queso. Estamos comiendo peor que antes, porque no podemos encontrar comida y, la que encontramos, no nos la podemos permitir", lamenta esta familia de Caracas. REUTERS
  • Victoria Mata (segunda por la derecha) junto a sus familiares (de izquierda a derecha: Naibeth Pereira, Sebastián, Delis Pereira, Denis Pereira y Wenderly -al frente-). "Estamos comiendo menos porque no se encuentra comida y, cuando aparece, las colas son infernales. Ahora ya no comemos tres veces al día: comemos dos, y si las tenemos", expone Mata.
    14Victoria Mata (segunda por la derecha) junto a sus familiares (de izquierda a derecha: Naibeth Pereira, Sebastián, Delis Pereira, Denis Pereira y Wenderly -al frente-). "Estamos comiendo menos porque no se encuentra comida y, cuando aparece, las colas son infernales. Ahora ya no comemos tres veces al día: comemos dos, y si las tenemos", expone Mata. REUTERS
  • Rosa Elaisa Landáez (al fondo) junto a sus familiares (Albert Pérez, Abel Pérez y Yeiderlin Gómez). "Estamos comiendo mal. Por ejemplo, si tenemos harina de maíz, comemos arepas todo el día. Si tienes el dinero, no puedes encontrar la comida y, si la encuentras, no tienes suficiente dinero", cuenta Landáez.
    15Rosa Elaisa Landáez (al fondo) junto a sus familiares (Albert Pérez, Abel Pérez y Yeiderlin Gómez). "Estamos comiendo mal. Por ejemplo, si tenemos harina de maíz, comemos arepas todo el día. Si tienes el dinero, no puedes encontrar la comida y, si la encuentras, no tienes suficiente dinero", cuenta Landáez. REUTERS
  • Liliana Tovar (segunda por la izquierda) posa junto a sus familiares (de derecha a izquierda: Yusdeilys Gonzalez, Elpidia Rivas y Valeria Lugo). "Estamos comiendo peor que antes. Si desayunamos, no almorzamos; si almorzamos, no cenamos y, si cenamos, no desayunamos", dice Tovar.
    16Liliana Tovar (segunda por la izquierda) posa junto a sus familiares (de derecha a izquierda: Yusdeilys Gonzalez, Elpidia Rivas y Valeria Lugo). "Estamos comiendo peor que antes. Si desayunamos, no almorzamos; si almorzamos, no cenamos y, si cenamos, no desayunamos", dice Tovar. REUTERS