Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los paisajes de postal de la Suiza Sajona (Alemania)

Los paisajes de postal de la Suiza Sajona (Alemania)

Llevo unos días de viaje por Alemania, en concreto por el Estado Libre de Sajonia, el más oriental del país. Y hoy he visitado el parque nacional de la Suiza Sajona, uno de esos paisajes de postal que donde cada elemento parece responder a un orden preestablecido.

Los alemanes llaman la Suiza de… a cualquier rincón de naturaleza impactante por lo que no es de extrañar que a la zona más bucólica de Sajonia le llamen… la Suiza Sajona.

No es un parque nacional al uso porque engloba pueblos, llanuras de cultivo, carreteras y otras infraestructuras, pero lo que llama la atención y lo que le ha hecho famoso son sus montañas de arenisca erosionadas en forma de pináculos, atravesadas por algunos de los meandros más idílicos y placenteros del río Elba.

El parque está a solo media hora en coche al sureste de Dresde, la capital de Sajonia, por lo que es muy conocido y frecuentado. Como siempre ocurre en Alemania, todo está acondicionado para disfrutar de la naturaleza a pie o en bici. A lo largo del Elba discurre un carril que es una delicia para hacer caminando o pedaleando; no solo por lo bien trazado y mantenido, sino por los impactantes paisajes que te encuentras en cada recodo. Parece la Arcadia feliz: cada elemento del decorado, ya sea un campanario, una vaca, un árbol, un poste de la luz o una casa de labor parece puesto a propósito para no romper la armonía.

Si queréis dar un paseo corto o una primera aproximación al parque os recomiendo ir Pirna y allí empezar a caminar por el carril a orillas del río hasta Wheler, un pueblecito encantador, y luego seguir hacia Rhaten. Son en total unos 12 kilómetros que se pueden desandar luego en tren.

Un lugar imprescindible es Bastei, a mitad de camino entre Wheler y Rhaten, pero a unos 200 metros de altitud sobre el nivel del río. Allí se encuentra el conjunto de pináculos de arenisca más espectacular del parque, el que sale en todas las fotos. Hay un hotel y varios sitios para comer, entre ellos el Panoramarestaurant Bastei, que como su nombre indica tiene un salón acristalado con unas vistas del Elba y su valle que te hipnotizan.

En 1851 alguien tuvo la feliz idea de construir una pasarela de cemento uniendo a media altura parte del macizo de pináculos que con los criterios de ahora sería una aberración medioambiental. Pero como lo hecho… hecho está, hoy el caminito permite dar un paseo de los más aéreo por la cima de esos crestones de piedra, con el río Elba serpenteando al fondo del precipicio y con numerosos escaladores (la zona es una famosa escuela de escalada) haciendo largos con sus pies de gato casi a tiro de piedra de los turistas.

Otros lugares de interés son Köningstein, que tiene un castillo soberbio de origen medieval, yBad Standau, la ciudad más grande y con más servicios de la Suiza Sajona, que mantiene un balneario desde el siglo XVIII y un curioso elevador de hierro que sube al mejor mirador de la comarca.

Cómo llegar a la Suiza Sajona

En coche, hay que salir de Dresde en dirección Pirna por la autopista A17. Desde el muelle de Dresde salen también a diario barcos de vapor turísticos que llevan a Pirna, Wehlen, Köningstein y Bad Standau. Los opera la compañía saechsische-dampfschiffahrt Muy cómodo es también en tren: la línea S1 va en paralelo al Elba y comunica la estación de Dresde con todas las localidades de la Suiza Sajona. Más info en la web del parque.

Comentarios

Viajando por Alemania nos dimos cuenta de lo poco que sabíamos de esta zona y decidimos explorarla. Un paisaje sorprendente que nos encantó y desde entonces recomendamos visitar.
Sajonia es muy bonita, lo malo es que si los sajones te confunden con un refugiado (son un poco bastos, ¿sabes? no distinguen el árabe del español, para ellos es todo extranjero) te muelen a palos y te incendian el coche
En ese paraje se rodaron algunas de las escenas de Malditos Bastardos.Es bastante frecuente ver desde el mirador los trenes cargados de Skodas que vienen desde su vecina República Checa.
Impresionantes esas imágenes.
Buenos días Paco,los españoles somos raros tenemos paisajes mucho más bucólicos y bonitos que este lugar casi en cualquier Comunidad Autónoma pero no lo apreciamos en su medida justa.Gracias por las fotografías.Un saludo.
No creo que me pillen nunca en Sajonia, apesta un lugar con tal cantidad de xenófobos.
No creo que me pillen nunca en Sajonia, apesta un lugar con tal cantidad de xenófobos.
Valoro la profesionalidad del artículo y las fotos. pero no totalmente con esos comentarios exagerados con relación al fenómeno de la xenofobia que dicho sea de paso, no es típico de Sajonia. Yo llevo más de 25 años de vivir en Dresden y nadie me ha tocado un pelo de mi cabeza por ser extranjero. !
Que fotografías tan preciosas.
Medita en este viaje el último día de las vacaciones: http://ow.ly/4nndWf
atrimonio que tenemos, y que tengamos que aguantar estas "invasiones de hooligans" no tiene nombre. Basta ya, por los vecinos, por la convivencia, por la imagen a nuestros adolescentes y niños,