Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Usera, el nuevo Chinatown madrileño

La nueva entrega de #EsteEsMiBarrio nos lleva hasta la zona más asiática de todo Madrid. Ana Rosa Quintana fue una de sus vecinas

Tentaciones se ha desplazado hasta Usera –la cuna de lo chino por antonomasia en Madrid– para documentar qué esta pasando en el barrio a salto de gif. En una nueva entrega de #EsteEsMiBarrio nos trasladamos hasta el ChinaTown madrileño para inmortalizar quién vive allí.

Cuenta la leyenda, que si te tomas tres dobles en La casa del pulpo de Usera aparece en plan bailonga Ana Rosa Quintana, personaje emblemático de la zona por excelencia. Aunque esta vez no estamos aquí para hablar de bares ni de nada relacionado con lo occidental, ya que la mayor singularidad de Usera es todo aquello que provenga de China. El barrio se encuentra al sur de Madrid, entre Orcasitas y Pradolongo, pero bien podría ser un pueblo a las afueras de Pekín.

En Usera no hay establecimiento que no esté escrito con caracteres chinos, da igual de qué se trate. Este barrio va mucho más allá de los clásicos comercios de alimentación y manicura. Puedes encontrar desde autoescuelas chinas hasta boutiques de trajes de novia. Hay de todo. ¿Inmobiliarias? También. ¡Hasta un casino!. Y lo más divertido es que todas las tiendas esconden detrás del mostrador a alguien que está sorbiendo de un cuenco un no sé qué a modo intermitente.

Jesús, de República Dominicana, otro de los vecinos del barrio.
Jesús, de República Dominicana, otro de los vecinos del barrio.

En este caso está clarísimo, lo asiático ha invadido Usera. Tanto es así, que Xiaojun –de 19 años–, nueva vecina china (¿obvio?), no bromeaba con su declaración “ Cuando llegué a Usera fue como estar en mi país, de hecho al ver al primer español me sorprendí”. La llegada de los residentes de raza asiática empezó a surgir al rededor de diez años atrás y los vecinos declaran estar muy conformes. “Sobre todo por la seguridad, antes Usera era un barrio afectado por la drogadicción y desde que empezaron a llegar las familias chinas es todo más seguro”, dice Alejandra –27 años–, músico y profesora.

Para Tentaciones ha sido realmente un asombro la idiosincrasia Chinatown de Usera, aunque eso sí, por mucha fama que tengan los chinos de ir colgando siempre un cámara, bien poco se dejan fotografiar. O más bien, boomeranizar.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >