Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La biblioteca que no presta libros sino personas

La biblioteca que no presta libros sino personas

La Biblioteca Humana (Human Library) es un proyecto que nació en Copenhague (Dinamarca) en el año 2000 en el marco del Festival Roskilde, el festival de verano de rock y pop más importante del norte de Europa. El evento que dio origen a la Biblioteca fue un servicio de «préstamo de personas» de un catálogo de 75 en un espacio habilitado para ello durante 4 días, 8 horas al día. Más de 1.000 «lectores» hicieron uso de esta peculiar biblioteca. Los inventores de esta «biblioteca efímera» son dos hermanos daneses, Rony y Dany Abergel, con la ayuda de algunos amigos. 

El lema de la biblioteca es «No juzgues un libro por la tapa» y la idea de fondo es crear un espacio para que se den conversaciones reales entre personas reales. Conversaciones que puedan hacer cambiar la visión y los prejuicios que podemos tener sobre determinados estereotipos. En el catálogo que presentan online se ven libros titulados «madre soltera», «refugiada», «nudista», «objeto de abuso sexual», «musulmán», «homeless» entre otros. Son personas reales que esperan y aprecian las preguntas difíciles que se les pueda formular. Y que están dispuestas a darles respuesta. Con motivo de su 15 aniversario el año pasado, crearon la campaña « Global Bestsellers », que presenta las fotos de los 7 «títulos» más exitosos durante estos años. Algunas de ellas, obras del fotógrafo Morten Bengtsson, ilustran este post.


Esa primera experiencia piloto en Copenhague dio pie a otras muchas
que han convertido la «biblioteca humana» en un movimiento a escala mundial con el objetivo de contribuir al cambio social. Hay eventos previstos de «bibliotecas humanas» en países tan distantes y tan dispares como, por ejemplo, Australia, Filipinas, Corea del Sur, Tailandia, Bielorrusia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Marruecos, Israel y Emiratos Árabes Unidos. Se calcula que el movimiento se ha extendido a día de hoy a unos 70 países. Polonia es la «mayor lectora de personas» puesto que cuenta ella sola con 80 grupos activos.


El origen de la iniciativa se remonta al evento de Copenhague del 2000, pero la idea se coció mucho antes y a raíz de una experiencia muy dolorosa
y traumática que vivieron los hermanos Abergel y algunos amigos comunes. Una noche del año 1993 uno de sus amigos fue apuñalado en las calles de Copenhague. Por suerte el amigo sobrevivió al ataque pero el grupo quedó impactado de por vida. De resultas de ello decidieron todos ellos crear una organización, « Stop violence » (Stop a la violencia), para despertar las conciencias y movilizar a la juventud danesa contra la violencia. En pocos años la organización llegó a sumar unos 30.000 miembros repartidos por todo el país. Fue entonces cuando fueron contactados por el Festival Roskilde para que organizaran un evento.

Comentarios

Contribuir al cambio social. Excelente.Un saludo
Se trata de una idea muy original que puede ayudar mucho a aquellas personas que tengan algo de prejuicios o no tengan muy claras las ideas, una forma de conocer todas las formas de vidas que hay o habrá. Me parece una idea estupenda.
me parece excelente iniciativa