Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mujer que viste a Alfonso y Berenguela

Arantza Vilas, diseñadora de ‘Juego de tronos’, reconstruye el vestuario de dos reyes medievales para la mayor exposición del textil de Galicia

Recreación de las vestimentas de Alfonso IX y Berenguela.
Recreación de las vestimentas de Alfonso IX y Berenguela.

Berenguela de Barcelona, reina consorte de Castilla y emperatriz de España, mostrará al mundo la hechura de sus ropajes, la selección de sus sedas y, en definitiva, su regio estilismo, a los 867 años de su muerte. La ha puesto en pie, junto al rey Alfonso IX, la diseñadora gallega afincada en Londres Arantza Vilas (Vigo, 1975), creadora del vestuario de la tercera y la cuarta temporadas de Juego de tronos.

La pareja real revestida por Vilas formará parte de la exposición Con-fío en Galicia (Con hilo en Galicia), que se inaugurará el próximo día 11 en la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela y con la que la Xunta rinde homenaje al textil autóctono mediante un muestrario que va desde los orígenes —se expondrá, por ejemplo, la aguja más antigua recuperada, un hueso pulido fechado en el Paleolítico— hasta la actualidad; el recorrido de un pujante sector constituido por 300 empresas que emplean a 13.000 personas y que representa el 6,5% de la riqueza de la comunidad.

Vila ha afrontado este encargo de la Consellería de Cultura con el bagaje acumulado durante 15 años de oficio en Londres con colaboraciones, además de la de Juego de tronos que la ha catapultado a la fama, en diversas series de la BBC y para películas como El fantasma de la ópera de Joel Schumacher.

“Vine a Londres a hacer un máster en textil en la escuela de Saint Martins cuando acabé la carrera de Bellas Artes en Sevilla, y ya me quedé”. De este modo explica la diseñadora el origen de una exitosa trayectoria profesional, iniciada en la bañera de su casa. “Cuando me hicieron el primer encargo tuve que teñir las telas ahí, en la bañera; no tenía otro espacio”, cuenta en conversación telefónica desde su empresa londinense, Pinaki Studios, con la que se ha embarcado además en el diseño gastronómico: la investigación del paralelismo entre los textiles y el cacao que la ha llevado a elaborar una colección de chocolates con texturas inusuales surcadas por pliegues y geometrías que impactan por su vanguardismo medieval y que ha expuesto, “presentados como concepto”, en la Semana del Diseño holandés celebrada en octubre de 2015.

La diseñadora Arantza Vilas.
La diseñadora Arantza Vilas.

Cuando ese mismo mes recibió el encargo de la Xunta de Galicia para la exposición del Gaiás, Vilas empezó a documentarse sobre las figuras de los dos reyes enterrados en la catedral de Santiago. La escasa documentación la puso en órbita. Tanto que, sostiene, tuvo que frenarse para evitar acabar convirtiendo su tarea en una tesis doctoral.

El trabajo documental la llevó a visitar los sepulcros de Berenguela y Alfonso IX en la basílica compostelana. Una experiencia importante aunque insuficiente: ha tenido que imaginar la parte trasera de los ropajes “porque toda la información que obtuvimos de los sepulcros era frontal y plana”. Después visitó el Museo de Telas Medievales de Burgos y se dispuso a ser “lo más fiel posible a la información” recopilada. “Esto es muy distinto a Juego de tronos, en donde se podía fantasear; aquí, en cambio, hay que ser lo más riguroso posible”, sentencia.

El trabajo para Con-fío en Galicia le ha permitido un viaje al pasado que a ella le habría gustado “llevar más lejos”. Reconoce que se queda con las ganas de saber “qué prendas nos habríamos encontrado al abrir las sepulturas” de la capilla de las reliquias de la catedral de Santiago. Sobre la piedra lisa yace la figura de la reina Berenguela, tallada en el siglo XII, ataviada con túnica, pellote y manto. Así la ha vestido Vilas, en tonos más sobrios que los de Alfonso IX, a quien ha optado por forrar el fondo de su capa con una piel sintética en lugar de la de conejo original. “Son necesarios nueve metros y nos hemos planteado que en el siglo XXI no nos podemos permitir este maltrato animal”, explica sobre la licencia que se ha tomado.