Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En el colegio, mejor con la barriga llena

Cada 3 de marzo se celebra el Día Internacional de las Comidas Escolares. Unos 368 millones de niños y niñas en el mundo necesitan de esa asistencia alimentaria en las escuelas

  • Las comidas escolares incentivan la asistencia a clase y contribuyen a que niños y niñas tengan acceso al menos a una comida nutritiva al día. Unos 368 millones de niños y niñas en todo el mundo, desde educación infantil a secundaria, reciben algún tipo de alimentación en las escuelas. Por el alcance e impacto de esta red de protección, el 3 de marzo se celebra el Día Internacional de las Comidas Escolares. Además, este año, la Unión Africana declaró por primera vez el 1 de marzo como el Día de África para la Alimentación Escolar, destacando su importancia para reducir el ciclo de hambre y pobreza en el continente. Recogemos aquí imágenes de algunos de los 65 países en los que el Programa Mundial de Alimentos (WFP, en sus siglas en inglés) facilita este servicio a unos 20 millones de pequeños cada año. En la imagen, una niña recibe su almuerzo en la escuela de Thaku Pampa, en Bolivia.
    1Las comidas escolares incentivan la asistencia a clase y contribuyen a que niños y niñas tengan acceso al menos a una comida nutritiva al día. Unos 368 millones de niños y niñas en todo el mundo, desde educación infantil a secundaria, reciben algún tipo de alimentación en las escuelas. Por el alcance e impacto de esta red de protección, el 3 de marzo se celebra el Día Internacional de las Comidas Escolares. Además, este año, la Unión Africana declaró por primera vez el 1 de marzo como el Día de África para la Alimentación Escolar, destacando su importancia para reducir el ciclo de hambre y pobreza en el continente. Recogemos aquí imágenes de algunos de los 65 países en los que el Programa Mundial de Alimentos (WFP, en sus siglas en inglés) facilita este servicio a unos 20 millones de pequeños cada año. En la imagen, una niña recibe su almuerzo en la escuela de Thaku Pampa, en Bolivia.
  • Un nuevo proyecto de comidas escolares en Haití incorpora a los agricultores locales en la cadena de suministro. Semanalmente, estos sirven sus productos a las escuelas, que de este modo cuentan con alimentos frescos para ofrecer a sus alumnos.
    2Un nuevo proyecto de comidas escolares en Haití incorpora a los agricultores locales en la cadena de suministro. Semanalmente, estos sirven sus productos a las escuelas, que de este modo cuentan con alimentos frescos para ofrecer a sus alumnos.
  • La profesora de este colegio de Bangladesh distribuye galletas enriquecidas a sus alumnos más jóvenes.
    3La profesora de este colegio de Bangladesh distribuye galletas enriquecidas a sus alumnos más jóvenes.
  • Los alumnos de la escuela de Debaya M'Bekira, en Kaedi, toman su almuerzo. En torno a 156.000 alumnos de primaria procedentes de hogares con inseguridad alimentaria reciben comidas escolares en Mauritania.
    4Los alumnos de la escuela de Debaya M'Bekira, en Kaedi, toman su almuerzo. En torno a 156.000 alumnos de primaria procedentes de hogares con inseguridad alimentaria reciben comidas escolares en Mauritania.
  • En Colombia, el gobierno del departamento de Bolívar y el PMA colaboran para reducir la anemia en niños de dos a cinco 5 años.
    5En Colombia, el gobierno del departamento de Bolívar y el PMA colaboran para reducir la anemia en niños de dos a cinco 5 años.
  • En esta escuela de Etiopía, las comidas escolares se preparan con productos locales, lo cual beneficia a los pequeños agricultores y al resto de la comunidad, contribuyendo a la sostenibilidad del proyecto.
    6En esta escuela de Etiopía, las comidas escolares se preparan con productos locales, lo cual beneficia a los pequeños agricultores y al resto de la comunidad, contribuyendo a la sostenibilidad del proyecto.
  • Las mujeres y los niños son los que más sufren en contextos de pobreza, particularmente en las áreas de la salud y la educación. Por eso en Pakistán se intenta mejorar el acceso a los alimentos de un modo de impulse el estatus general de niñas y mujeres. Proporcionar comidas escolares y raciones que las niñas llevan a sus casas para el resto de la familia supone un incentivo para que sus familias les dejen asistir a la escuela y completar la educación primaria.
    7Las mujeres y los niños son los que más sufren en contextos de pobreza, particularmente en las áreas de la salud y la educación. Por eso en Pakistán se intenta mejorar el acceso a los alimentos de un modo de impulse el estatus general de niñas y mujeres. Proporcionar comidas escolares y raciones que las niñas llevan a sus casas para el resto de la familia supone un incentivo para que sus familias les dejen asistir a la escuela y completar la educación primaria.
  • Esta niña de Nablus, en Palestina, disfruta de un tentempié nutritivo cada día como miles de niños más en las escuelas de Gaza y Cisjordania.
    8Esta niña de Nablus, en Palestina, disfruta de un tentempié nutritivo cada día como miles de niños más en las escuelas de Gaza y Cisjordania.
  • En Siria, pese a los casi cinco años de conflicto armado, el colegio supone un refugio de cierta normalidad en el día a día. El Programa Mundial de Alimentos adquiere a productores locales las barritas de dátiles enriquecidas con vitaminas y minerales que posteriormente distribuye en las escuelas del país. Así, además de proporcionar nutrición, se contribuye a la actividad económica entre la población siria.
    9En Siria, pese a los casi cinco años de conflicto armado, el colegio supone un refugio de cierta normalidad en el día a día. El Programa Mundial de Alimentos adquiere a productores locales las barritas de dátiles enriquecidas con vitaminas y minerales que posteriormente distribuye en las escuelas del país. Así, además de proporcionar nutrición, se contribuye a la actividad económica entre la población siria.