Porque lo digo yo
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Un día sin móvil

Al contrario de lo que la gente lista y sensible piensa, sostengo que quedarse sin este aparato empeora la existencia una barbaridad

MICHAELA REHLE (REUTERS)

Mientras escribo esto se cumple un día desde que mi móvil decidió suicidarse. Al contrario de lo que la gente lista y sensible piensa, sostengo que quedarse sin este aparato empeora la existencia una barbaridad. Y no es que le tenga un especial apego al trasto en cuestión, ni que me maneje demasiado bien con él. Sin ir más lejos, días atrás borré la aplicación de La Caixa para poder meter el último disco de Primal Scream. Ayer, al pedir hora en la clínica Apple, tuve que solicitar que me reenviaran el passwordde la compañía, pues lo uso tan poco que se me había olvidado. No aspiro a tener lo más nuevo, ni siquiera siento que merezca lo más lujoso, pero eso no quita que mi vida sea mejor cuando tengo móvil. Es solo entonces cuando puedo decidir no responder ese whatsapp o negarme a actualizar el sistema operativo, que es el no hacerse la cama del siglo XXI.

Jamás he jugado a Candy Crush ni a Angry Birds. Me abrí un Instagram y es tan malo que solo me sigue gente que ofrece conseguirte más seguidores en Instagram. No cuento esto para hacerme el auténtico, pues sé que jamás alcanzaré el estatus que ostentan quienes se van de vacaciones a un lugar sin cobertura para poder desconectar. Jamás seré tan listo como esos que aún no han descubierto que el móvil tiene un botón de apagado. Al contrario de Marinetti, quien en el Manifiesto Futurista afirmaba que era más bello un bólido rugiente que la Victoria de Samotracia, las únicas pegas que le encuentro al progreso son estéticas, jamás éticas. Así, solo espero que todavía queden existencias del penúltimo modelo.

Sobre la firma

Xavi Sancho

Forma parte del equipo de El País Semanal. Antes fue redactor jefe de Icon. Cursó Ciencias de la Información en la Universitat Autónoma de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS