Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
sexo

Siete cosas que aprendí en un ‘tupper sex’

Eso que siempre quisiste saber sobre sexo y nunca te atreviste a preguntar

Mujeres que no encuentran el punto G porque sólo practican la postura del misionero. Pero, ¿existe el punto G? ¿Y el punto P? ¿Hay lubricantes para usar en el agua? ¿Qué es un fisting? Muchas de estas preguntas se escuchan en un tupper sex, esa reunión de chicas en la que se explica cómo fomentar el apetito sexual con el uso de juguetes eróticos. Con mucha guasa, en los tupper sex se habla sin reparos de sexo, desterrando falsos mitos y educando, que, según las estadísticas, falta hace: el 80% de mujeres sólo habla de sexo en la intimidad. En la obra teatral Miss Tupper Sex, basándose en su libro, la actriz Pilar Ordóñez nos habla del lado divertido del sexo, regalando al final del espectáculo preservativos y lubricantes. Porque el humor, como ella dice, es el mejor lubricante.

Éstas son siete cosas que aprenderás en un tupper sex.

Todas las mujeres, todas, quieren saber

Las mujeres entran en un tupper sex y cambian el chip, se deshiniben y cuentan sin reparos y con todo detalle sus experiencias sexuales. A las mujeres no nos educan para el sexo y queremos saber. Hay un episodio de Orange is the New Black en el que una transexual, interpretada por Laverne Cox, es la que tiene que explicarles al resto de reclusas cómo está formado el clítoris, ella que se lo ha operado. Pero lo hace con humor, claro. Porque, al igual que ocurre en un tupper sex, se aprende a normalizar el sexo entre carcajada y carcajada.

Cómo fomentar el apetito sexual

El tupper sex propone todo tipo de soluciones para esas parejas en las que han decaído las ganas por culpa de la rutina. Y hay cosas tan sencillas como tomar un té de ginseng o usar un spray: con mentol, que es un vaso dilatador, o de feromonas, que provoca la atracción. Atención al lubricante de silicona que es a prueba de agua.

Cómo estimularte tú sola

Hay juguetes eróticos de todas las formas y colores. Hay un estimulador del clítoris que tiene una salida de pen drive para cargarlo en el ordenador. O con mando a distancia, para que lo conectes tú… u otro. Pero el más sofisticado es ése que tiene "mil lenguas" y sirve para hacer cunnilingus, ideal para las que no tienen pareja.

Cómo usar vibradores en la calle

Las famosas bolas chinas sirven para ejercitar el músculo vaginal y son ideales para llevarlas cuando subes y bajas escaleras. Además, hay un vibrador para hacer deporte al que se le conectan los auriculares y el Smartphone para que se mueva al ritmo de la música y se pueda controlar la vibración con los botones del volumen.

Cómo encontrar el punto G… y el punto P (para ellos)

No es un mito: el punto G existe y es fácil encontrarlo con aquellos vibradores que acaban en forma de garfio. Hay que practicar otras posturas, ya que con la del misionero, sólo un 2% de las mujeres dice haberlo encontrado. En los hombres, el punto P, que se llama así por la próstata, se activa con un pequeño vibrador en el orificio anal.

Cómo mantener relaciones sexuales con la menstruación

Hay una esponja que se introduce en la vagina, de tal forma que se puede practicar sexo sin miedo a tener que buscar un kilo de toallas. Esta esponja se queda en el tope de la vagina (que lo hay, chicos). Esta esponja menstrual se deja dentro durante el acto sexual y se saca fácilmente. Si se queda atascada: una ducha caliente.

Qué es hacer fisting

Uno de los momentazos de cualquier tupper sex es apreciar en todo su esplendor el puño de silicona que se usa para hacer fisting. Lo normal es que te asustes porque es algo tan grande que no podrás creer que quepa en ningún orificio corporal. En este tipo de juegos extremos es esencial el lubricante conocido como Bacanal (abundante).

La lección continúa en Miss Tupper Sex en los teatros Luchana de Madrid.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.