Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hong Kong se queda sin luces de neón

Los icónicos carteles de la ciudad china se apuntan al LED, una tecnología más barata. Un reportaje de 'The New York Times' analiza el impacto visual y económico del cambio

Las calles de Hong Kong ya no brillan como antes y Lau Wan es un testigo de ese cambio. En un reportaje de The New York Times, Wan cuenta el sufrimiento que le ha provocado el desarrollo de la tecnología de iluminación LED. En las dos últimas décadas este fenómeno ha supuesto una gran amenaza para su negocio: el diseño de carteles y adornos de neón. Él es uno de los pocos fabricantes que quedan en la ciudad. Wan considera su oficio como "un arte" que da identidad a la ciudad que lo vio nacer. Una vez más, los avances tecnológicos imponen nuevas realidades y, poco a poco, aceleran cambios inesperados en las grandes ciudades.

Una vez más, los avances tecnológicos imponen nuevas realidades y, poco a poco, aceleran cambios inesperados en las grandes ciudades

En las décadas de los 70 y los 80, el negocio de este tipo de publicidad callejera en pequeños y grandes comercios proliferó sustancialmente en la ciudad asiática. Hasta hace no mucho, las señales de neón servían de referencia para los habitantes y turistas. Pero las nuevas regulaciones de la construcción urbana y la aparición del LED, una forma alternativa de iluminación que tiene menos intensidad pero es más barata, han hecho que el uso del neón en el espacio público haya disminuido considerablemente desde comienzos de los 90.

De acuerdo con los expertos consultados por el periódico estadounidense, la situación aparentemente no tiene muchas posibilidades de cambiar, al menos hasta que una nueva tecnología desplace al LED. Los nostálgicos y amantes de este tipo de carteles y adornos deberán recurrir a la obra de directores como Wong Kar-wai, autor de películas como Deseando amar o Chungking Express, para recordar los años dorados de la que alguna vez fue la ciudad del neón.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >