Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adís Abeba inaugura el primer tren ligero del África subsahariana

Adís Abeba inaugura el primer tren ligero del África subsahariana
Imagen del tranvía de Adís Abeba. Wikimedia Commons.

Conducir por las urbes y capitales africanas puede ser una de las experiencias más estresantes al residir o visitar el continente. Largas horas de espera en las calles congestionadas de megaciudades como Lagos o en las caóticas arterias de Nairobi -donde se calcula una pérdida de 570.000 dólares diarios a causa del tráfico- hacen que empresas privadas y gobiernos locales se planteen inversiones como las de instalar teleféricos en la capital keniana. Sin embargo, la mayoría de obras que se llevan a término en esta dirección son costosas, se demoran en el tiempo y no suponen resultados prácticos inmediatos para la descongestión de las ciudades africanas.

Siguiendo el éxito del Gautrain, el tren urbano de alta velocidad de Johannesburgo, en Sudáfrica, que une el centro de la ciudad con el aeropuerto internacional, Adís Abeba ha querido dar un paso más allá y ha adelantado los planes frustrados de un tren urbano para Lagos. La capital de Etiopía se ha convertido en la primera ciudad del África al Sur del Sáhara en tener un sistema urbano de tren ligero. Inaugurado el pasado 20 de Septiembre, ha tardado menos de cinco años en finalizar sus obras, iniciadas en 2011, y se pone a la cabeza de la innovación urbana junto a otras ciudades africanas como Algeria, Rabat o Tunis, con eficaces redes de tranvías.

El tren ligero de Adís se diseñó para funcionar a partir de dos líneas con 39 estaciones distintas. La ruta azul, ya operativa, va de norte a sud de la ciudad y la verde, que estará lista para finales del mes de octubre, cubrirá la ruta de este a oeste de la ciudad. De esta forma y en pocos días, este nuevo tren cubrirá 32 kilómetros para facilitar el movimiento de sus residentes a través de la ciudad. Con una capacidad total para transportar 15.000 pasajeros en cada uno de sus trenes, unos 60.000 pasajeros podrán utilizar cada hora este tren urbano, cuya velocidad máxima es de 70 kilómetros por hora. En un día normal, el tren podrá transportar alrededor de 1 millón de personas.

Esto, para una ciudad como Adís, sede de la Unión Africana y en la que residen más de 5 millones de habitantes, representa avances muy notables. El Fondo Monetario Internacional pronosticaba un crecimiento del PIB del 8.7% para Etiopía en 2015, y de un 8.5% para 2016. Estos ratios atraen a la inversión extranjera, en busca de nuevos mercados, y este nuevo sistema de transporte representa una mejora sustancial en términos de movilidad urbana. Con un horario de 6 de la mañana a 10 de la noche, la ciudad se ve favorecida así, con un sistema capaz de facilitar el movimiento de personas durante el horario comercial con un precio estipulado de 6 birr etíopes, alrededor de 26 céntimos de euro.

Barato y eléctrico, el proyecto, llevado a cabo por la compañía China Railway Group Limited, ha costado 474 millones de dólares. El gobierno chino, de hecho, cubrió el 85% de los gastos de su construcción a través de un préstamo, y facilita la formación de los trabajadores y operarios del tren ligero así como de las centrales que suministran la electricidad. Un ejemplo más de la eficacia de las inversiones chinas en África, y una muestra más del crecimiento y modernización de las nuevas urbes del Sur.