Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matilde Solís acusa a su psiquiatra

La exesposa del duque de Alba relata el calvario que sufrió durante sus años de tratamientos en los que fue objeto de abusos sexuales

Matilde Solis
Matilde Solís durante el funeral de la Duquesa de Alba. gtres

Una merienda entre amigas le animó a romper su silencio. "Ha llegado el momento de hablar". Con estas palabras, la aristócrata Matilde Solís, exmujer del duque de Alba, comienza el relato de los supuestos abusos sexuales que, durante años, sufrió por parte del psiquiatra sevillano Javier Criado. "Llegué a su consulta con 22 o 23 años, metida en una fuerte depresión, vulnerable, maleable. Con los límites de lo moral borrosos y otros problemas añadidos que él ignoró", dice la carta que publicó el pasado 11 de junio en su cuenta personal de Facebook. Ahora, la Fiscalía de Sevilla investiga los supuestos abusos denunciados por Matilde Solís (52 años) y otras cinco mujeres aquejadas de graves problemas de depresiónCriado, que también es hermano mayor de la cofradía de la Pasión, niega los hechos. 

El escrito de la hija de los marqueses de la Motilla refleja, línea a línea, la desesperación y la culpabilidad que ha sufrido durante estos años en silencio. "Jamás se me pasó por la cabeza que hubiera más mujeres viviendo lo mismo. Me sentí culpable todos los años que estuve enferma", asegura Solís, quien reconoce que se aferró a Criado "como un clavo ardiendo". "Aquella relación indefinible, se prolongó en el tiempo, me casé y se convirtió en una especie de amistad. Javier Criado abusó de una persona enferma, desesperada, a lo largo de los años. No prestando ayuda, ignorando problemas, manipulando como solo lo puede hacer un buen conocedor de los resortes de la mente, que es lo que no podemos negarle", continúa duramente en su escrito. Matilde Solís estuvo casada con Carlos Juan Fitz-James Stuart Martínez de Irujo durante 15 años, con quien tuvo dos hijos. 

Según la denuncia trasladada al ministerio público por el Colegio Oficial de Médicos de Sevilla, las seis mujeres describen “tocamientos impúdicos” y relaciones sexuales “no consentidas”, tanto en la consulta como en el propio domicilio de Criado. El psiquiatra se aprovechó de las dolencias mentales y vulnerabilidad de sus pacientes para cometer los abusos, según la denuncia. “Lejos de realizar un diagnóstico y aplicarles un tratamiento adecuado a su dolencia, como exigen los estatutos de la Organización Médica Colegial y el Código de Deontología Médica, se aprovechó del estado de las pacientes para fines eminentemente personales”. Tras la denuncia interpuesta, según cuenta la abogada Inmaculada Torres, el número de mujeres que dicen haber sido víctimas de estos abusos ha ido aumentado. "Yo les aconsejo que guarden silencio hasta que, al menos, se presente la denuncia judicial", explica Torres, quien señala que ultima la denuncia judicial. 

Carlos Martínez De Irujo Y Matilde Solís, en una foto de archivo de 1998. ampliar foto
Carlos Martínez De Irujo Y Matilde Solís, en una foto de archivo de 1998. gtres

Pero en su carta, Solís va más allá al reconocer uno de los momentos más duros de su vida. "Javier Criado me llamó por teléfono pocos días antes de mi intento de suicidio. Hizo mención de tres temas en concreto que desencadenaron en mi cabeza la absoluta desesperación. Lo hizo porque yo había empezado a contar cosas de él", afirma. "No tengo miedo, que las que hemos pasado por esto no tenemos mucho que perder y si mucho que ganar", dice antes de señalar que cuenta con el apoyo de sus hijos. "Cuando les he empezado a contar, han entendido cosas que antes no entendían y les han hecho sufrir mucho. No tengo miedo y no siento vergüenza", reitera la aristócrata al final de la carta, quien asegura que hace más de 10 años comenzó "a salir de las depresiones".