El sutil Petrosián (II)

“Cuando Petrosián sacrifica una pieza hay que rendirse”, se decía durante la segunda mitad del siglo XX. He aquí un ejemplo de los muchos que habrá en esta serie

Blancas: A. Kótov (URSS). Negras: T. Petrosián (URSS).Sistema Londres (A48). Duelo de entrenamiento. Vorónovo (URSS), 1952.

Conviene mucho fijarse en un detalle: el primer entrenador de Tigrán Petrosián fue el georgiano Arjil Ebralidze, ferviente admirador de Capablanca y Nímzovich. Así nació su estilo refinado, con sus piezas siempre bien dispuestas para lo que pudiera pasar. Muchas de sus partidas incluyen jugadas muy extrañas a primera vista, que sólo se entienden como profilaxis muy anticipada de los posibles planes de su rival. Por eso su juego se define con frecuencia como “pasivo”, cuando en realidad estaba lleno de dinamismo interno y armonía, como había ocurrido antes con otro campeón del mundo Vasili Smyslov, ampliamente glosado en esta columna el pasado verano. Esa aparente pasividad explotaba como un volcán cuando la posición lo requería. Antes de empezar con los platos fuertes, un segundo aperitivo procedente de un duelo de entrenamiento con el insigne entrenador Alexánder Kótov: 1 Cf3 Cf6 2 d4 g6 3 Af4 Ag7 4 e3 0–0 5 Cbd2 c5 6 c3 cxd4 7 exd4 Cc6 8 h3 d6 9 Cc4 b5 10 Ce3 b4 11 d5? (diagrama) (Kótov, una de las vacas sagradas del ajedrez soviético, no estaba en su mejor día; este avance da la máxima potencia a las piezas negras) 11 ..bxc3!! 12 dxc6 cxb2 13 Tb1 Ce4 14 Ad3 Da5+ 15 Rf1 Aa6! 16 Cc4 Axc4 17 Axc4 Cc3 18 Dd2 Da4 19 Ad3 Cxb1 20 Axb1 Tfc8 (en este caso, una torre vale más que dos piezas menores: la torre de h1 no juega, mientras las negras potencian el gran peligro del ariete en b2) 21 g3 Txc6 22 Rg2 Tac8 23 Ah6 Tc1 24 Axg7 Txh1 25 Rxh1 Tc1+ 26 Rg2 Txb1 27 Dh6 Dd1 28 g4 Dh1+ 29 Rg3 Tg1+, y Kótov dejó de sufrir.

Correspondencia: ajedrez@elpais.es

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS