Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La maldición de 'Con ocho basta'

Adicciones, miseria, arrestos, muertes... La familia más feliz de las series televisivas de los 70 no lo ha sido tanto en la vida real

Foto de familia de la serie televisiva 'Con ocho basta' (1977).
Foto de familia de la serie televisiva 'Con ocho basta' (1977). Cordon Press

El pasado 23 de junio conocimos la noticia de la muerte de Dick Van Patten, el actor que encarnaba al patriarca de los Bradford en la mítica serie Con ocho basta. Para muchos de los que crecimos con ella (se emitió entre 1977 y 1981; en España se estrenó en 1979), Tom Bradford era un personaje entrañable, el hombre que con una sonrisa en los labios sacaba adelante a una numerosa prole en la que cualquier conflicto se solucionaba con efusivas demostraciones de amor. ¡La familia perfecta!

Por desgracia, eso fue solo en la ficción. La verdadera historia de este grupo de actores no es tan venturosa. Recordemos que Tom, el fértil padre, al principio de la serie estaba casado, pero el fallecimiento de la actriz Diana Hyland en marzo de 1977, tras grabar solo cuatro episodios, obligó a improvisar una repentina viudez para el actor principal. Lani O'Grady, la mayor de las hijas, ya por entonces era aficionada a mezclar barbitúricos. Dos de los chicos bebían en los descansos. Una vez terminada la serie, lo mejor que les ha pasado a muchos de los actores es volver al anonimato: quien no ha caído gravemente enfermo se ha hecho adicto a cualquier cosa, y si no, malvive en una caravana rodeada de gatos.

Adam Rich como Nicholas Bradford.
Adam Rich como Nicholas Bradford.

Adam Rich (Nicholas): de simpático niño con el pelo 'a tazón' a robar farmacias

Willie Aames como Tommy Bradford.
Willie Aames como Tommy Bradford.
En 1996 corrió el rumor de que el benjamín de los Bradford había muerto; tan solo fue una broma aireada por una revista de San Francisco llamada Might, en connivencia con el propio actor. El caso es que, en su caso, una muerte prematura podría haber sido verdad: tiene tendencia a conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas, costumbre por la que fue arrestado en 2002. Su currículum incluye asaltos a farmacias (Dick Van Patten pagó la fianza de 5.000 dólares) y robo de gafas de sol y calcetines en grandes almacenes, eso sin contar sus continuas entradas y salidas de clínicas de rehabilitación. “Era un zombi viviente”, ha declarado. Tiene 46 años.

Dick Van Patten como Tom Bradford.
Dick Van Patten como Tom Bradford.

Willie Aames (Tommy): de ilustrar carpetas de adolescentes a adicto a la cocaína

Betty Buckley como Abby Bradford.
Betty Buckley como Abby Bradford.
Aames, cuya foto decoró muchas carpetas de adolescentes a principios de los ochenta, publicó un libro de memorias en 2008 en el que contaba cómo él y Grant Goodeve, el hermano mayor en la serie, se dedicaban a empinar el codo en los descansos de los rodajes. No tardaron en cambiar la botella por la marihuana y esta por la cocaína. Solo pisó el freno cuando leyó la biografía de John Belushi, muerto por sobredosis. “Me impactó. Me di cuenta de que si seguía así me iba a morir”, ha declarado. Se desintoxicó, se hizo activista cristiano y acto seguido se enganchó a los analgésicos. Cuenta 54 años.

Grant Goodeve como David Bradford.
Grant Goodeve como David Bradford.

Dick Van Patten (Tom Bradford): el padre que derivó en comentarista de partidas de póker

Lani O’Grady como Mary Bradford.
Lani O’Grady como Mary Bradford.
El querido actor de cara redonda y peinado a lo Anasagasti falleció, a los 86 años, a causa de complicaciones derivadas de la diabetes que padecía. Actor desde niño, en su madurez participó en otras series de éxito, como Vacaciones en el mar o Se ha escrito un crimen, y en varias películas cómicas de Mel Brooks. Apasionado de los perros, el tenis y el póker (en los últimos años comentaba partidas televisadas), contrajo diabetes a una edad ya avanzada, que en 2006 le provocó un derrame a consecuencia del cual sufrió problemas de habla y parálisis, de los que se recuperó.

Laurie Walters como Joanie Bradford.
Laurie Walters como Joanie Bradford.

Betty Buckley (Abby Bradford): clases magistrales y 15 discos

Susan Richardson como Susan Bradford.
Susan Richardson como Susan Bradford.
En la serie, era la tutora contratada por Tom para educar a sus hijos, de la que, cómo no, termina enamorándose (el equivalente de Ana Obregón en Ana y los siete). Betty Buckley es con diferencia la más activa del reparto y a quien mejor le ha ido. Obtuvo un premio Tony en 1983 por su papel en el musical Cats, aparecía en Otra mujer, de Woody Allen (1988) y hacía de esposa de Harrison Ford en Frenético, de Roman Polanski (del mismo año). Como cantante, ha publicado 15 discos, muchos de canciones de Broadway pero otros con composiciones propias. A sus 67 años, su agenda de conciertos y clases magistrales (como consta en su web oficial), es apretada.

Dianne Kay como Nancy Bradford.
Dianne Kay como Nancy Bradford.

Grant Goodeve (David): el alcohólico que se convirtió al cistianismo

Connie Needham como Elizabeth Bradford.
Connie Needham como Elizabeth Bradford.
No había sido la primera opción. En el episodio piloto, el papel de hermano mayor lo interpretaba Mark Hamill, que dejó la serie porque le salió un plan mejor: ser el protagonista de Star Wars (seguro que hasta se lo pensó). Aún así, durante los cuatro años siguientes Grant se consolidó como primogénito de los Bradford. Al término de la serie se le pudo ver con cierta asiduidad en Vacaciones en el mar y hasta grabó un disco. Gran bebedor desde los días en que rodaba Con ocho basta, solo un grave accidente de coche muchos años después pudo convencerle de abandonar el alcohol. Una vez rehabilitado, se convirtió al cristianismo y ahora, con 62 años, presenta programas en un canal local de Seattle, donde reside.

Lani O'Grady (Mary): muerte por sobredosis
Esta familia feliz escondía un drama personal: el de Lani O'Grady, la mayor de las hijas, que ya en los tiempos de la serie (ella tenía 23 años cuando empezó) sufría severas depresiones que calmaba con cócteles de pastillas. Asidua de las clínicas de rehabilitación, tiempo después abandonó la interpretación y probó suerte como representante de actores. En 2001 (con 46 años) la encontraron sin vida en el interior de la caravana en la que vivía en Valencia (California). En la autopsia encontraron trazas de Vicodina y Prozac suficientes para que el forense dictaminara como causa de la muerte “intoxicación múltiple por drogas”.

Laurie Walters (Joanie): el teatro alternativo es lo suyo
Su expediente toxicológico está tan limpio (que se sepa) como su currículum actoral. Sí, hasta entrados los años noventa se la vio de cuando en cuando en conocidas series (Vacaciones en el mar, La isla de la fantasía, Cheers), pero desde entonces solo ha conseguido formar parte de una compañía de teatro que actúa en localidades como Ojai (California), de 7.500 habitantes. Casada con un actor y con 68 años, las tablas, aunque sea a pequeña escala, siguen siendo su pasión; algo en consonancia con el personaje que interpretaba en la serie, el de la amante del teatro y los libros Joannie Bradford.

Susan Richardson (Susan): adicta a la morfina, vive en una caravana sin calefacción
Para algunos jóvenes televidentes, Susan era la chica de sus sueños. Fue descubierta para el cine por George Lucas, que le dio un papel en American graffiti (1973). Durante el rodaje de Con ocho basta se quedó embarazada, obligando a los guionistas a “embarazar” a su personaje; tras el parto cogió unos kilos y, para perderlos, recurrió a la cocaína. Cuando terminó la serie montó un grupo musical llamado Harmony, de nula repercusión. Sufrió una dolorosa fractura de coxis que combatió con morfina; y se hizo adicta. En una entrevista concedida en 2013 reconocía estar sin un duro, viviendo en una caravana sin calefacción con un perro y un gato, coleccionando muñecas que recogía de la basura y con serios problemas de salud (diabetes, trastornos estomacales) que le habían provocado la pérdida de todas las piezas dentales. Tiene 63 años.

Dianne Kay (Nancy): una luchadora dedicada a la familia
La pizpireta Nancy era otra de las favoritas de los ansiosos pubescentes que seguían la serie. Al término de esta, Dianne Kay, que ahora tiene 61 años, participó en otros rodajes (el más importante, el de la película 1941, de Steven Spielberg, en la que hacía de majorette), y desde 1999 se dedica a su familia. Ha superado un cáncer de riñón, según reveló en una entrevista en 2011: “La vida te lleva por buenos y malos momentos, y desafíos”, declaró, “y necesitas encontrar una fuerza interior para superarlos”.

Connie Needham (Elizabeth): comprometida y profesora de baile
A Connie (55 años), que interpretaba en la serie a la hija de la larga melena lisa, le diagnosticaron un cáncer de ovarios en 2009; afortunadamente, le fue totalmente extirpado tras una pronta intervención. Casada y con dos hijos veinteañeros, en la actualidad trabaja como profesora de baile en Orange County (California). Ha organizado varios espectáculos benéficos para recaudar fondos para la lucha contra el cáncer.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información