Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Johnny Depp se enfrenta a 10 años de cárcel por culpa de sus perros

El actor se saltó la cuarentena que deben cumplir los animales al entrar en Australia

Johnny Depp a su llegada a Australia
Johnny Depp a su llegada a Australia. Cordon Press

Boo y Pistol, los perros de Johnny Depp, vuelven a lo titulares pero esta vez porque podrían ser los responsables de que el actor de Piratas del Caribe pase 10 años en prisión. Bueno, en realidad la culpa recae en los caprichos de Depp. Si el intérprete que da vida al famoso pirata Jack Sparrow no se hubiera saltado las normas y violado las leyes sobre el control de animales en Australia, hoy no se vería acorralado por la justicia. Fue él quien decidió no registrar a los yorkshire terrier para evitar que tuvieran que pasar 10 días en cuarentena y ahora el Senado australiano asegura que si el caso llega a los tribunales podría costarle a Depp una pena de 10 años en prisión o bien pagar una multa de más de 275.000 euros.

El problema comenzó cuando se filtraron unas fotos en las que uno de los empleados del actor llevaba de Boo y Pistol en un bolso de mano a una peluquería canina de la ciudad de Gold Coast. Cuando el Ministerio de Agricultura del país se enteró se puso en contacto con Depp y le comunicó que debía sacar a sus mascotas del país o de lo contrario serían sacrificados. “Si comenzamos a dejar que las estrellas de cine entren en nuestro país con mascotas, entonces ¿por qué no nos saltamos las leyes para todo el mundo?”, argumentaba ante la prensa el ministro de Agricultura, Barnaby Joyce. Depp no quiso averiguar si las amenazas de Joyce eran ciertas y viajó en jet privado junto a su esposa la actriz Amber Heard y sus dos consentidos de regreso a California. Pero al parecer la medida no fue suficiente para remendar su falta de respeto y durante una audiencia el comité del Senado aseguró que no podía quedarse sin castigo.

Johnny Depp, con uno de sus perros.
Johnny Depp, con uno de sus perros.

El culebrón de los yorkshire terrier levantó en su momento un movimiento de solidaridad en las redes sociales. En Twitter, el hashtag #WarOnTerrier se convirtió en el tema más comentado en Australia segundos después de la comparecencia del ministro. Incluso salieron a relucir bromas en referencia a la campaña contra la inmigración del Gobierno australiano y se creó una campaña en la plataforma Change.org para recoger firmas para pedir al Gobierno que indultará a Boo y a Pistol.

Más información