Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dramático pasado de Alexander McQueen, revelado por su hermana

Janet cuenta cómo su marido abusó sexualmente del diseñador siendo niño

Alexander McQueen
Alexander McQueen y su madre Joyce. CORDON

El genio británico de la moda, Alexander McQueen, quien terminó voluntariamente con su vida en febrero de 2010 a los 40 años, sufrió abusos sexuales de pequeño a manos de su cuñado. Con frialdad y contundencia pero sin obviar el sentimiento de culpa, así lo ha desvelado su hermana Janet, 15 años mayor que McQueen, en el diario The Times. “Cuando me lo dijo fue un shock. Todavía lo es. ¿Cómo es posible que yo no me diera cuenta? El día que me lo contó fue durísimo. Imagínate, vivir durante tantos años y un día descubrir algo tan horrible como eso. Al principio no te lo puedes creer. Claro que me siento culpable. ¿Quién no se sentiría así?”.

En una entrevista con un tono muy confesional, Janet ha explicado que cuatro años antes de suicidarse su hermano le dijo que su primer marido abusó de él en repetidas ocasiones desde que cumplió nueve años en adelante. Aquel hombre, que también abusaba de Janet y le pegaba con tal violencia que le provocó dos abortos, quizás sea la razón por la McQueen decidió hacer ropa “que haga que las mujeres que la llevan asusten a la gente”, según él mismo explicó en más de una ocasión. “No quiero sonar pretenciosa pero es muy posible que la razón sea precisamente que los abusos le inspiraran en ese sentido. Él era muy joven cuando vio que a mí me pegaba mi marido y cuánto mas joven eres más te impactan las cosas que vives. Yo era una especie de referencia para Lee [así le llamaban en su familia] porque era la mayor [de seis hermanos] aunque obviamente he resultado ser la más débil por todo lo que ocurrió pero Lee, lo que tuvo que sufrir…”, ha relatado entre lágrimas esta mujer de 60 años.

Una de las piezas de la exposición 'Alexander McQueen: Savage Beauty'.
Una de las piezas de la exposición 'Alexander McQueen: Savage Beauty'. Getty

En la entrevista Janet McQueen también asegura que quizás su hermano podría haberse salvado de sí mismo si su familia hubiera sabido la gravedad de la adicción a las drogas que sufría y, sobre todo, si alguien les hubiera dicho que había intentado suicidarse antes varias veces, algo que según Janet nadie de su entorno familiar conocía. “Si hubiéramos sabido lo grave que era el tema no habríamos dejado piedra sin mover. Todos nosotros hablábamos con él sobre las drogas pero era un hombre de casi 40 años. Daba igual lo que nosotros dijéramos. Pero creo que ellos le fallaron”. Al decir ellos Jane se niega a dar nombres concretos pero sugiere que había otra gente que sí conocía el estado de su salud mental y sí sabía que ya había habido otros intentos de terminar con su vida. “Nosotros no”, subraya.

Alexander McQueen, fallecido en 2010.
Alexander McQueen, fallecido en 2010. Getty

McQueen se ahorcó en su casa londinense un día antes del funeral de su madre. Su muerte fue un terremoto no sólo para su familia sino para toda la industria de la moda, que convirtió su funeral, con más de 1.500 personas reunidas en la catedral londinense de San Pablo, en toda una oda a un creador atípico que desde sus orígenes humildes consiguió construirse un nombre que le sobrevivirá muchos años y que de momento defiende Sarah Burton, la mujer que vistió a la duquesa de Cambridge en su boda con un vestido que llevaba precisamente la firma de McQueen. La actual directora creativa de la marca es una de las personas a las que la hermana del diseñador más alaba en la entrevista. “Sarah trabajó con Lee durante 14 años y es una mujer maravillosa. Sólo tengo buenas palabras para ella” algo que sin embargo, no puede decir del resto del entorno de la marca, donde ella misma se define como “el enemigo número uno de todos ellos”.

Estos días Londres continúa celebrando a este artista a través de la exposición Savage Beauty, en el Victoria & Albert Museum, y también a través de una obra de teatro que se estrenó la semana pasada titulada simplemente McQueen y en la que se explora la vida del artista. Según Janet, la obra escrita por James Philips “captura la personalidad y la vulnerabilidad de Lee. Estoy segura de que la gente saldrá del teatro pensando que era un genio pero también conociendo su lado más delicado. Toda la familia está muy agradecida y emocionada por este tributo tan cariñoso”.

Más información