Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corinna Schumacher toma las riendas del imperio del expiloto

La esposa del campeón de fórmula 1 vende algunas propiedades y su avión privado

Michael Schumacher y su esposa, Corinna, en una imagen de 2010.
Michael Schumacher y su esposa, Corinna, en una imagen de 2010.

Poco se sabe del estado de salud de Michael Schumacher y las pocas informaciones que han llegado a la prensa dejan entrever que la recuperación del gran campeón de fórmula 1 será larga y difícil. La última noticia sobre su estado fue dada a conocer el domingo pasado por Sabine Kehm, la portavoz de la familia, quien señaló que su estado presentaba mejorías. “El camino será largo”, dijo la portavoz, que estuvo presente en el Gran Premio de España.

Lo único cierto es que Michael Schumacher descansa en su residencia de Gland (Suiza), donde está rodeado de equipos médicos y un selecto grupo de especialistas que vigilan su lenta recuperación, una atención exclusiva cuyo costo, según varios medios germanos, podría llegar a los 125.000 euros semanales. Quizá sea este el motivo por el cual Corinna Schumacher, la esposa del campeón, ha decidido vender propiedades e, incluso, el avión privado de Schumacher, un Falcon 2000 FX.

El campeón de fórmula 1, en una imagen de archivo.
El campeón de fórmula 1, en una imagen de archivo.

Según la revista BUNTE, Corinna ya vendió una residencia de verano que poseía la familia en Noruega y ha logrado encontrar un comprador para el jet que habría pagado 35 millones de euros, casi 10 millones más del precio comercial de la aeronave que luce las iniciales del excampeón en su fuselaje. Un medio inglés también descubrió que Corinna desea vender el chalet de Meribel, la estación invernal francesa donde Schumacher sufrió el grave accidente que hizo temer por su vida. La venta de las propiedades y del avión han levantado la sospecha de que Corinna podría tener problemas de liquidez, aunque para nadie es un misterio que Michael Schumacher es dueño de una fortuna que asciende a unos 750 millones de euros.

Pero BUNTE tiene otra versión. Corinna habría decidido vender las casas en Noruega y Francia, además del avión, ante la certeza de que su esposo ya no podrá volver a disfrutar de las propiedades y tampoco podrá hacer uso del jet. “Cuando ella tuvo claro que Schumi nunca volverá a ser el mismo, aceptó su nueva vida y comenzó a actuar”, señala la revista en un artículo publicado en su edición online. “Se hizo cargo del trabajo, y también del poder, para actuar en su nombre. Corinna ha vivido una transformación notable: de ser su esposa ahora es la jefa del clan. Una mujer que se formó como vendedora ahora es la ejecutiva de una compañía multimillonaria”.

Corinna Schumacher administra el “imperio Schumacher” que aún continua generando millones. Ella maneja las finanzas, las cuentas de banco, el negocio de los patrocinadores, abogados y personal.