Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Con los padres hasta los 30

Sube hasta los 28,9 años la edad media de emancipación de los jóvenes en España mientras en Suecia se sitúa en 19,6.

Con los padres hasta los 30

Ya se sabía que los jóvenes españoles abandonaban tarde el nido, pero el informe de Eurostat Ser joven en Europa hoy confirma que el fenómeno se extiende y que aumentan además las diferencias entre países. Como en el efecto dominó, este factor tiene consecuencias sobre otros indicadores de los que depende la prosperidad de un país. Con datos de 2013, la edad media a la que los jóvenes españoles se van de casa es de 28,9 años. Edad media: eso puede significar que algunos se van a los 22 y otros.... rozando los 40. En la estadística europea, España y otros países del sur tiran para arriba la edad media, mientras que los países nórdicos la llevan hacia abajo.

El promedio queda en 26,1 años, con enormes diferencias entre países. ¿Por qué los jóvenes de Suecia abandonan el nido a los 19,6 años y los de Croacia, que está en el extremo opuesto, lo hacen a los 31,9? La respuesta es obvia: porque pueden. Y pueden porque la situación económica lo permite y además hay políticas de empleo, becas, vivienda y protección social que les invitan a emprender el vuelo sabiendo que si van mal dadas, difícilmente tendrán que volver al cobijo paterno. Curiosamente, en toda Europa, las chicas son más atrevidas y se emancipan un promedio de dos años antes.

En el caso de España y otros países del sur, además de los que no pueden irse de casa están los que se fueron y tienen que volver, un fenómeno relativamente frecuente, hasta el punto de que ya se ha acuñado la expresión generación bomerán. Algunos expertos señalan la causa de las diferencias: en los países nórdicos se aplican políticas que ayudan a que se vayan; en el sur, a que se queden. El paro, la precariedad laboral y la falta de ayudas al alquiler de la vivienda son las tijeras que cortan las alas de los jóvenes en España. Y claro, sin independencia económica ni indicios de mejora, consumen menos y tardan más en formar un hogar.

La edad media de la primera maternidad está ya en 32,2 años. Si tenemos en cuenta que el reloj biológico de las mujeres empieza a sonar a los 35, el tiempo de procrear es muy corto. Se mire por donde se mire, un desastre. Ahora que afrontamos un ciclo electoral, ¿no debería estar entre las prioridades de país tratar de cambiar de alguna forma estas políticas?

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.