Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis meses sin los 43 estudiantes de Ayotzinapa

Los padres de los estudiantes de magisterio desaparecidos encabezan una protesta en la Ciudad de México para pedir que continúen las investigaciones

  • Los padres de los 43 estudiantes de magisterio de Ayotzinapa han encabezado este jueves una protesta el día en el que se cumplen seis meses de la desaparición de sus hijos. En el Ángel de la Independencia, uno de los emblemas de la capital de México, se han reunido miles de personas para exigir a las autoridades mexicanas que profundicen sus investigaciones sobre el caso. Estudiantes, jubilados, organizaciones de la sociedad civil y sindicatos se sumaron a la manifestación que recorrió el Paseo de la Reforma hasta el Monumento a la Revolución. Después en un mitin, los padres de los estudiantes pidieron al Gobierno mexicano suspender las elecciones en el Estado de Guerrero del próximo 7 de junio.
    1Seis meses sin los 43 estudiantes de Ayotzinapa Los padres de los 43 estudiantes de magisterio de Ayotzinapa han encabezado este jueves una protesta el día en el que se cumplen seis meses de la desaparición de sus hijos. En el Ángel de la Independencia, uno de los emblemas de la capital de México, se han reunido miles de personas para exigir a las autoridades mexicanas que profundicen sus investigaciones sobre el caso. Estudiantes, jubilados, organizaciones de la sociedad civil y sindicatos se sumaron a la manifestación que recorrió el Paseo de la Reforma hasta el Monumento a la Revolución. Después en un mitin, los padres de los estudiantes pidieron al Gobierno mexicano suspender las elecciones en el Estado de Guerrero del próximo 7 de junio.
  • “¡No están solos!”, era una de las consignas que se escuchaban en apoyo a los padres de los estudiantes normalistas. La noche del 26 de septiembre de 2014, los 43 jóvenes fueron detenidos por la policía municipal de Iguala. Los agentes los entregaron al cartel de los Guerreros Unidos, un grupo del narco con amplia influencia en el Estado de Guerrero. Su destino continúa siendo una incógnita. Las autoridades mexicanas han explicado a los familiares de los estudiantes que los criminales asesinaron a los jóvenes, los incineraron y lanzaron sus cenizas a un río. Los padres de los normalistas han rechazado la versión oficial del suceso y han demandado que se abren más líneas de investigación.
    2"No están solos" “¡No están solos!”, era una de las consignas que se escuchaban en apoyo a los padres de los estudiantes normalistas. La noche del 26 de septiembre de 2014, los 43 jóvenes fueron detenidos por la policía municipal de Iguala. Los agentes los entregaron al cartel de los Guerreros Unidos, un grupo del narco con amplia influencia en el Estado de Guerrero. Su destino continúa siendo una incógnita. Las autoridades mexicanas han explicado a los familiares de los estudiantes que los criminales asesinaron a los jóvenes, los incineraron y lanzaron sus cenizas a un río. Los padres de los normalistas han rechazado la versión oficial del suceso y han demandado que se abren más líneas de investigación.
  • Esta es la décima marcha en la Ciudad de México en la que Epifanio Álvarez participa. Su hijo Jorge es uno de los 43 estudiantes. “Cuando me necesitó, no estuve a su lado”, se lamenta con la voz cortada. Epifanio es campesino y estaba orgulloso de que su hijo se preparar para ser maestro. Ahora él y su esposa se han sumado a las movilizaciones para pedir una mejor investigación sobre el caso. Este martes, él ha hablado en el Monumento a la Revolución, mientras su esposa ha viajado a Estados Unidos para hablar del caso ante organizaciones internacionales de derechos humanos. “Estamos con la misma fuerza y con la misma desesperación por encontrar a nuestros hijos como hace seis meses. El Gobierno nos ha pisoteado moralmente”. Epifanio usa una camiseta con la leyenda ‘¿Dónde están los 43?’, muestra el retrato de su hijo, cargas una pequeña mochila de mezclilla y unos zapatos con suelas desgastadas.
    3Un padre que busca a su hijo Esta es la décima marcha en la Ciudad de México en la que Epifanio Álvarez participa. Su hijo Jorge es uno de los 43 estudiantes. “Cuando me necesitó, no estuve a su lado”, se lamenta con la voz cortada. Epifanio es campesino y estaba orgulloso de que su hijo se preparar para ser maestro. Ahora él y su esposa se han sumado a las movilizaciones para pedir una mejor investigación sobre el caso. Este martes, él ha hablado en el Monumento a la Revolución, mientras su esposa ha viajado a Estados Unidos para hablar del caso ante organizaciones internacionales de derechos humanos. “Estamos con la misma fuerza y con la misma desesperación por encontrar a nuestros hijos como hace seis meses. El Gobierno nos ha pisoteado moralmente”. Epifanio usa una camiseta con la leyenda ‘¿Dónde están los 43?’, muestra el retrato de su hijo, cargas una pequeña mochila de mezclilla y unos zapatos con suelas desgastadas. EFE
  • Aunque la protesta reunió grupos de manifestantes más reducidos que en otras ocasiones, algunos de ellos han acudido sistemáticamente a mostrar su respaldo a los padres de los 43 estudiantes. “Por favor, no dejen de venir a apoyarnos”, han repetido los padres. Yolanda Cortés, una jubilada de 65 años, ha asistido a las 10 manifestaciones en la Ciudad de México. Dice que tampoco cree la versión oficial sobre la muerte de los 43 estudiantes y que es necesario que las autoridades reanuden la búsqueda de los jóvenes. “El Gobierno siempre nos ha engañado y nos ha mentido”, comenta. Los grupos en la protesta han sido tan diversos, desde colectivos de artistas hasta sindicatos han participado en el trayecto y han escuchado a los familiares de los normalistas.
    4Tejiendo apoyos en la sociedad civil Aunque la protesta reunió grupos de manifestantes más reducidos que en otras ocasiones, algunos de ellos han acudido sistemáticamente a mostrar su respaldo a los padres de los 43 estudiantes. “Por favor, no dejen de venir a apoyarnos”, han repetido los padres. Yolanda Cortés, una jubilada de 65 años, ha asistido a las 10 manifestaciones en la Ciudad de México. Dice que tampoco cree la versión oficial sobre la muerte de los 43 estudiantes y que es necesario que las autoridades reanuden la búsqueda de los jóvenes. “El Gobierno siempre nos ha engañado y nos ha mentido”, comenta. Los grupos en la protesta han sido tan diversos, desde colectivos de artistas hasta sindicatos han participado en el trayecto y han escuchado a los familiares de los normalistas.
  • “Ser maestro es buscar que otros puedan ser lo que quieren ser. Los normalistas querían ser maestros. ¿Es un crimen que hayan luchado por ayudar a otros a ser lo que quieren?”, se pregunta el profesor Emiliano Monsiváis, que ha viajado del Estado de México para sumarse a la manifestación por décima ocasión. Entre el contingente se ve también la figura del padre Alejandro Solalinde, un activista que ha auxiliado a migrantes centroamericanos en su paso por México y que se ha acercado a las familias de los 43 estudiantes desde su desaparición. “Los familiares necesitan una institución que atienda su duelo, eso no ha existido”, ha dicho el sacerdote.
    5El dolor de los padres no cesa “Ser maestro es buscar que otros puedan ser lo que quieren ser. Los normalistas querían ser maestros. ¿Es un crimen que hayan luchado por ayudar a otros a ser lo que quieren?”, se pregunta el profesor Emiliano Monsiváis, que ha viajado del Estado de México para sumarse a la manifestación por décima ocasión. Entre el contingente se ve también la figura del padre Alejandro Solalinde, un activista que ha auxiliado a migrantes centroamericanos en su paso por México y que se ha acercado a las familias de los 43 estudiantes desde su desaparición. “Los familiares necesitan una institución que atienda su duelo, eso no ha existido”, ha dicho el sacerdote.
  • Los familiares de los 43 estudiantes han pedido a la comunidad internacional intervenir en la investigación. Un grupo se encuentra en Estados Unidos en una caravana que visita varios Estados de ese país. Después de que el Gobierno mexicano hiciera públicas las primeras conclusiones del caso Ayotzinapa, diversas organizaciones que defienden los derechos humanos han insistido en que se amplíe la investigación. El pasado miércoles el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González, expuso al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, la necesidad de ahondar en el caso, una vez que parece estar estático. “Iguala es un asunto no cerrado, en el que hay que buscar la verdad. Lograr que los derechos de las víctimas sean reparados, que todos los responsables sean sancionados y evitar a toda costa su repetición”, dijo González en la entrega de su informe anual en la residencia presidencial de Los Pinos.
    6Un caso sin cerrar Los familiares de los 43 estudiantes han pedido a la comunidad internacional intervenir en la investigación. Un grupo se encuentra en Estados Unidos en una caravana que visita varios Estados de ese país. Después de que el Gobierno mexicano hiciera públicas las primeras conclusiones del caso Ayotzinapa, diversas organizaciones que defienden los derechos humanos han insistido en que se amplíe la investigación. El pasado miércoles el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González, expuso al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, la necesidad de ahondar en el caso, una vez que parece estar estático. “Iguala es un asunto no cerrado, en el que hay que buscar la verdad. Lograr que los derechos de las víctimas sean reparados, que todos los responsables sean sancionados y evitar a toda costa su repetición”, dijo González en la entrega de su informe anual en la residencia presidencial de Los Pinos.