Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi es una obra de arte

Los artistas Damien Hirst y Murakami crean dos piezas inspiradas en el futbolista

'Beautiful Messi Spin Painting for One in Eleven' (2014). Ampliar foto
'Beautiful Messi Spin Painting for One in Eleven' (2014).

Ajenos al maremoto fiscal en el que parece ahogarse el futbolista Leo Messi, dos de los artistas más cotizados del planeta han convertido al jugador del Barcelona en objeto de deseo artístico. El británico Damien Hirst y el japonés Takashi Murakami han realizado dos obras con el deportista como protagonista y que serán subastadas el próximo 12 de febrero en Sotheby’s en Londres, en el marco de la campaña benéfica 1 in 11. Organizada por UNICEF, la Fundación FC Barcelona y la ONG Reach out to Asia (ROTA) la campaña tiene como objetivo financiar la escolarización de los 58 millones de niños en edad escolar que no tienen acceso a una escuela, 1 de cada 11 en el planeta.

'Lionel Messi and a Universe of Flowers' (2014). ampliar foto
'Lionel Messi and a Universe of Flowers' (2014).

Murakami ha colocado a Messi, con su camiseta del Barça (logo de Qatar Airways incluido) y un balón a sus pies, en un campo de flores de colores pop sobre las que ha pintado rostros ingenuos y sonrientes. La obra se titula Lionel Messi and a Universe of Flowers. No es precisamente original puesto que es un fondo que ha utilizado otras veces, pero para este artista los límites entre arte, marketing y comercio se difuminan sin reparo. Y aunque por ello se le haya definido despectivamente como “el Starbucks del arte” (por su tendencia a mezclar lo elitista con lo popular) sus productos no son tan baratos como un café: el cuadro de Messi está valorado entre 350.000 y 400.000 euros.

Lo que ha hecho Hirst con el futbolista, en cambio, es elevarlo a una categoría casi religiosa con un tríptico titulado Beautiful Messi Spin Painting for one in eleven, en el que aparece el rostro del delantero en un plano corto envuelto en manchas de colores psicodélicos y flanqueado por dos balones de fútbol con su estampado de estrellas bien marcado sobre fondo amarillo y rojo. Una santísima trinidad valorada en unos 450.000 euros hecha con la técnica del spin painting (pintura centrífuga) que Hirst también acostumbra a utilizar para producir en masa. Es decir, ninguna de las obras es especialmente original pero están firmadas por dos de los artistas mejor pagados del planeta, y sobre ellas corretea un ídolo popular que, al margen de sus problemas con el fisco, sigue siendo un dios planetario del balón cuya imagen pública no parece, de momento, haberse resentido.

Ambos cuadros se subastarán el 12 de febrero en Sotheby’s con fines benéficos

Sin duda no será difícil encontrar un comprador al que le guste tanto el fútbol como el arte contemporáneo y dispuesto a desenfundar la billetera para llevarse a casa dos genios por el precio de uno. Messi vende y en el mundo de la filantropía eso parece estar muy claro. De hecho, él es, junto a la tenista Serena Williams, el rostro visible del vídeo de la campaña 1 in 11, que arrancará con tres proyectos educativos piloto relacionados con el deporte en Nepal, Indonesia y Bangladesh, donde la situación de los niños sin escolarizar es una de las más dramáticas, y después se extenderá a otras regiones.

La subasta de Sotheby’s es parte esencial del plan de UNICEF para financiar el proyecto, así que no sólo se subastarán los dos cuadros realizados a medida por Hirst y Murakami, sino que otros 15 artistas han donado su obra, entre ellos Jeff Koons, Richard Serra, Cai Guo Qiang, Francesco Vezzoli, Shirin Neshat, Luc Tuymans, Jenny Holzer y el diseñador Marc Newson.

Hacía tiempo que no se veían nombres de tanta envergadura juntos en una subasta con fines no comerciales. Dada la voracidad actual del mercado del arte por estos artistas, el éxito de la subasta parece garantizado.

 

Más información