Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Reconozcamos el valor de nuestras deportistas

Todos sabemos quién es Cristiano Ronaldo; es más, sabemos hasta cuántos metros cuadrados tiene su casa o dónde y con quién pasa sus vacaciones. Sin embargo, nos dicen Joane Somarriba y ni siquiera nos suena su nombre tras haberse convertido en la ganadora de tres ediciones del Tour de Francia (2000, 2001 y 2003), dos del Giro de Italia (1999 y 2000) y del Campeonato del Mundo Contrarreloj. A pesar, también, de haber sido una de las mejores deportistas españolas y, por descontado, una de las mejores —si no la mejor— ciclista española de la historia. ¿Pero acaso habéis escuchado tanto su nombre como el de Induráin? Claramente no, y esto es así porque siempre asociamos el deporte con los hombres. Todos hablamos de la igualdad, pero solo hay que ver la sección de Deportes de los informativos y fijarnos en cuánto tiempo dedican a hablar del deporte femenino. Me atrevería a decir que en muchos programas nada, ni medio minuto. Un estudio realizado sobre el tema afirma que el deporte femenino es prácticamente inexistente en los medios. Esto es algo que se puede, y se debe, cambiar. Es inconcebible que no se conozcan más que cuatro o cinco deportistas féminas, y porque han conseguido varios récords mundiales, como por ejemplo Mireia Belmonte.

Lo que resulta también indignante es el hecho de que se esté comenzando ahora, en el siglo XXI, a darle importancia al deporte femenino. Pero bueno, más vale tarde que nunca.— Andrea Plano Eslava.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.