Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Aprender a base de desgracias

El Atlético de Madrid ha hecho un comunicado informando de la expulsión del Frente Atlético del estadio, y revocando sus privilegios como grupo de animación. Lo que desde algunos sectores se ha convertido en una alegría, a mí me ha provocado una pena terrible. ¿De verdad hacía falta esperar tanto tiempo para expulsar a esos indeseables? Parece ser que el asesinato de Aitor Zabaleta hace ya casi 15 años no fue suficiente para que nos diéramos cuenta de que este tipo de personas no tiene cabida en el mundo del deporte, que ampararlos y protegerlos es una actitud lamentable por mucho que animen y apoyen al equipo.

Otros clubes ya expulsaron a los radicales de sus estadios hace mucho tiempo, pero parece ser que en este mundo solo aprendemos a base de desgracias.— Eduardo Pérez Galeto. Barcelona.


¿Por qué los llaman radicales cuando son energúmenos o violentos? Radical es el que busca la raíz de los problemas para solucionarlos. Radicales eran Jesús de Nazaret y Carlos Marx, porque denunciaron que la raíz de los problemas sociales y políticos era el expolio que sufrían los pobres por los ricos.— Aurelio Mena Hornero. Madrid.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.