Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guillermo y Kate, tras los pasos de Diana en Nueva York

Los duques asistirán a un partido de la NBA a una cena para recaudar fondos en el MET y una visita al memorial del 11-S

Guillermo y Kate, duques de Cambridge.
Guillermo y Kate, duques de Cambridge. CORDON

Los duques de Cambridge aterrizarán el domingo en Nueva York. Será su primer viaje a la Gran Manzana juntos y se alargará durante dos días y medio en los que tienen una agenda de eventos apretada, que incluirá desde un partido de la NBA a una cena para recaudar fondos en el Museo Metropolitan y, por supuesto, una visita al memorial del 11S. Todos los actos, de hecho, estarán relacionados con las labores caritativas que apoyan, como el fin del tráfico de animales salvajes.

Nada más aterrizar, Kate Middleton y el príncipe Guillermo, que viajarán sin el príncipe Jorge, acudirán a una recepción privada de los Amigos Americanos de la Fundación Real que presiden. Después, se alojarán en el hotel que ellos han elegido: The Carlyle. Un clásico de la ciudad, en la zona del Upper East Side, donde John F. Kennedy mantenía una gran suite, en la que dicen le visitó Marilyn Monroe; y en cuyo café, todos los lunes por la noche, tocan Woody Allen y su banda de jazz. Pero, además, es un hotel con historia personal para el príncipe: The Carlyle es donde su madre Diana se alojó la primera vez que también viajó a Nueva York en los años ochenta y donde volvió siempre.

Las comparaciones son odiosas, pero, de hecho, la prensa británica ya ha empezado a sacarle parecidos a esta visita de los duques de Cambridge y el primer viaje a EE UU que realizaron el príncipe Carlos y Lady Di en 1985. Entonces no pisaron Nueva York, sino Washington y Florida, aunque el revuelo que levantaron entre la clase política, artística y de la alta sociedad fue sonado. Casi tanto como el que despertaron los duques de Cambridge en su primera visita al país en 2011. Tras su boda, acabaron su tour en Los Ángeles, donde Barbra Streisand, Tom Hanks, Nicole Kidman o Jennifer Lopez les estaban esperando.

El príncipe Guillermo, como su padre entonces, también viajará a Washington el lunes por la mañana, donde acudirá a una conferencia contra la corrupción en el World Bank donde hablará de la “tolerancia cero” sobre el tráfico de fauna salvaje. Mientras, la duquesa, que viaja embarazada de cinco meses, visitará junto a Chirlane McCray, esposa del alcalde Bill de Blasio, un centro de desarrollo infantil en Harlem; y después, en la Embajada Británica presidirá uno de los eventos con más color de su agenda: una recepción de la comunidad cultural de británicos, a la que podrían acudir famosos artistas con residencia en Nueva York; como los actores Daniel Radcliffe, Sir Patrick Stewart, Paul Bettany o Kim Cattrall; y los músicos Liam Gallagher o Chris Martin.

Esa misma noche, ya juntos, los duques acudirán a un partido de la NBA, para celebrar la colaboración de la fundación de baloncesto NBA Cares con la asociación de la que Guillermo es embajador, United For Wildlife. Del partido, además, podría surgir otra de las imágenes más esperadas: la pareja real británica con una de las parejas reales en América, Jay-Z y Beyoncé; ya que pocas veces el cantante se pierde un partido de su equipo, los Brooklyn Nets.

Para su último día en Nueva York, los duques tienen programada una visita con una organización juvenil con la que colaboran y una recepción con empresas británicas y emprendedores tecnológicos. El colofón de la visita será una cena alrededor del Templo de Dendur, en el Museo Metropolitan, para recaudar fondos para la universidad en la que se conocieron, St. Andrews. El cubierto costará ocho mil euros y además habrá una subasta peculiar en la que se podrá adquirir una estancia de una noche en el castillo de Higclere, la residencia de la serie Downton Abbey, que es un gran éxito en EE UU. Entre los comensales se espera a lo más selecto de la sociedad neoyorquina.

 

 

Más información