Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La tragedia atlética española

¿Recuerdan aquel verano en el que toda España enganchada a la televisión acompañaba con gritos y aplausos a Fermín Cacho hacia la meta colgándose la medalla de oro en la modalidad de 1.500 metros en las Olimpiadas de Barcelona? Sí, era 1992 y a España le gustaba el atletismo. También le gustaba el atletismo en 1999 cuando el Mundial se celebró en Sevilla y nos asombraba Maurice Greene corriendo los 100 metros lisos en 9,80 segundos; Abel Antón ganaba el maratón y el tristemente fallecido Yago Lamela volaba sobre el foso de arena haciéndose con la medalla de plata.

Estos días se está celebrando en Zúrich el Campeonato de Europa de Atletismo en pista cubierta. Verá las portadas de distintos diarios europeos con sus héroes atléticos en sus portadas y verán los nuestros. Nada. Y pensarán que no hay motivo. Pues lo hay.

El boom atlético en España empezó y acabó en Barcelona 92. Fue postureo. En los últimos años en España el atletismo se ha ido abandonando. Si en los campeonatos de Múnich 2002 España lograba 15 medallas, 10 años después en 2012 conseguimos cuatro. Patético para un país como el nuestro. ¿De quién es la culpa? De todos. De la Administración por no cuidar de este deporte. De los medios de comunicación por maltratarlo. Y de nosotros.— Alejandro González Bueno.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.