Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Armani critica el estilo de Renzi

El diseñador pide al primer ministro italiano que cuide su estética como representante de un país referente en la moda

Renzi se ajusta la corbata antes de encontrarse con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, la semana pasada.
Renzi se ajusta la corbata antes de encontrarse con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, la semana pasada.

No solo de política se vive en el país de la moda. Ni siquiera un primer ministro con agenda ajetreada y actitud práctica puede descuidar su imagen. Siempre habrá algún catedrático en la materia que le regañe por el resbalón estético. Así ha ocurrido con Matteo Renzi, que lleva cien días al frente del Gobierno italiano. Un grande de la moda italiana como es Giorgio Armani le ha supendido en lo que a imagen se refiere. “Es adorable, pero aquella camisita blanca que lleva siempre puesta...”, dijo. El diseñador además le recuerda que representa a un país donde la industria de la moda es todo un referente.

Armani, que cumplirá 80 años dentro de dos semanas, lleva toda una vida dedicado a imponer en el mundo su elegancia sobria y refinada. Tras su último desfile llegaron sus comentarios sobre el líder de la izquierda italiana. “No es apropiado actuar como un joven entre señores ataviados con traje oscuro: ¿qué quiere? ¿provocar?”, señaló. Para luego compararle con el presidente de los EE UU cuando apareció en mangas de camisa. “Es verdad, incluso Obama se quita a veces la chaqueta, pero lleva al menos la corbata y luce un toque un poco más sexy”, apuntó el diseñador por antonomasia de la moda italiana. “Renzi era el alcalde de Florencia, un cargo importante claro, pero ahora es presidente del Consejo de Ministros. De repente descubre todos los problemas vinculados con este nuevo papel, todo lo que hay que aprender y gestionar. Es muy bueno en ello, porque aprieta el acelerador de forma decidida”, comentó Armani, quien le aprueba como líder político pero le suspende en estilo: “Precisa un poco de equilibrio. Debe ponerse corbata y tener cuidado porque ahora está regordete. Yo, con mi edad, me entreno cada mañana. Pero claro: ¡no soy el primer ministro!”.

No es la primera vez que Renzi recibe críticas por su imagen. El episodio más célebre fue su aparición en el plató de un programa cazatalentos de Mediaset, canal propiedad de Berlusconi, al que acudió con una chaqueta de cuero, vaqueros y zapatos deportivos. Su estilo informal ya es su marca, que exhibe con orgullo en los palacios romanos y forma parte de su propuesta de gobierno. “Soy distinto. No tengo nada que ver con los políticos que os han fallado hasta ahora”, dice él.

Lo que Armani le reprocha, Renzi lo exhibe como clave de distinción y de fuerza. Así lo entiende Ermanno Scervino, quien le viste a menudo: “Hace cosas tan importantes que pasaría de su camisa. Lo que cuenta de verdad es lo que hay debajo”.